Ante la plaga de lesiones que azota al equipo (13 de los 28 jugadores han sufrido lesiones musculares esta temporada), el 1. FC Köln se ha visto obligado a tomar "medidas especiales": ¡La cabra Hennes VII se ofrece a jugar! "Los Chivatos" juegan este miércoles ante Bayern München.

Al mal tiempo, buen humor. Eso deben pensar en el colista de la Bundesliga, el Colonia, tras el anuncio publicado en su cuenta de Twitter. "La larga lista de lesionados requiere medidas especiales", reza el tweet, acompañado de una solicitud de permiso para jugar. Pero no de un jugador, sino de Hennes VIII, la mascota del club. Desde el Bayern München, su próximo rival, seguro que habrán tomado nota.

>>> Todo lo que debe saber del Colonia

Hennes, el octavo de una dinastía que comenzó en 1950, es la mascota más especial de la Bundesliga. Representa el espíritu festivo y relajado que invade a Colonia en Carnaval. Todos los clubes de la Bundesliga tienen la suya, pero solo en Colonia y en Frankfurt (el águila "Attila") son mascotas vivientes.

La historia de la mascota del Colonia

Tan solo dos años después de la fundación del club, el 13 de febrero de 1950, un circo que pasaba por la ciudad decidió hacerles una broma, y les regaló una cabra. El club aceptó la broma y adoptó a la mascota, eligiendo como padrino al ex DT Hennes Weisweiler. Su importancia empezó a crecer y en 1954 se incorporó su figura a la camiseta del club.

Hennes vive en el zoológico de Colonia junto a su novia, Anelissa. Su pequeña casita tiene todo tipo de recuerdos del club y dos cámaras web que transmiten a la afición toda su vida, sin pausa, 24 horas al día. Basta meterse en la página del club para ver qué están haciendo, en cada momento, el rey y su novia.

Hennes VIII es toda una atracción en los partidos que el Colonia juega como local. © gettyimages / Grimm / Bongarts

Más allá de recibir cientos de visitas cada día, y los más rigurosos cuidados, Hennes tiene obligaciones. Antes de cada partido de local del Colonia, un cuidador la pasa a buscar en un camión para llevarla al estadio. Hennes se viste con la manta de los colores del club y sube a su transporte, desde donde es vigilado por otra cámara, para controlar que nada le falte en el trayecto. Eso sí, le falta Anelissa, que se queda en “casa”, esperando por su rey.