Resumen

  • Arminia Bielefeld se salva del descenso gracias al empujón anímico de esta arenga.
  • Tras la increíble motivación, los jugadores del Bielefeld golearon por 6-0 a uno de los candidatos a subir a la Bundesliga.
  • La grabación muestra detalladamente cómo los equipos de la Bundesliga vibran con la pasión del fútbol.

Lo que ocurre dentro de un vestuario minutos antes de un partido es un mito. Se cuentan historias de charlas imborrables, pero nunca las vemos. Hoy le contamos una de las arengas más increíbles del fútbol y que se vivió minutos antes que los jugadores del Arminia Bielefeld saltaran por la proeza de la permanencia en la Bundesliga 2.

No era un partido cualquiera. Era un encuentro de vida o muerte; de David  contra Goliat. El Arminia Bielefeld recibía en casa al aspirante al ascenso a Bundesliga, Eintracht Braunschweig. Los locales no podían perder, ya que aquel resultado los condenaría a la penúltima posición de la tabla a falta de una sola Fecha. El ayudante técnico, Carsten Rump, entró al vestuario minutos antes del partido y, mientras sus jugadores lo esperaban abrazados, sacó desde las entrañas de la pasión una arenga que vale más que cientos de charlas técnicas.    

La arenga funcionó mucho mejor de lo que hubieran podido imaginar. Un contundente 6-0 fue el balance final. El equipo lucía imbatible, como si nada en el mundo les podría haber hecho frente. Ahora, tras las 34 jornadas disputadas, vemos las consecuencias de esta inspiradora charla.

Arminia Bielefeld terminó su campaña 2016/17 en el puesto 15, libres del descenso y la repesca por la permanencia. Sumaron 37 puntos al final, uno más que el TSV 1860 München, ubicado en el puesto 16. Esa goleada, además, convirtió al Bielefeld en el equipo más goleador fuera del top cinco de la tabla, para nada algo insignificante viniendo de un equipo que se jugaba la permanencia hace dos jornadas.

Tras la espectacular arenga de su técnico, los jugadores del Arminia Bielefeld salieron con todo tras los tres puntos y la salvación. © gettyimages / Oliver Hardt

Emociones que solo se viven en un vestuario de la Bundesliga y que pocas veces podemos vivir en primera persona. Una arenga particular que hizo vibrar -con las palabras, gestos y la actitud de los protagonistas- a todo un club, llevándolo al tan preciado objetivo de seguir lejos de la tercera división. Así se vive al interior de una caseta la pasión por el fútbol alemán.