Atesora innumerables tatuajes desde que era adolescente. Estética y valores; ésta es la tinta de Kevin-Prince Boateng, jugador de Eintracht Frankfurt.

Hermanastro del otro Boateng de esta serie, Jérôme. El jugador atesora tatuajes desde que tiene 15 años. Su pasión por los tattoos es tan fuerte que aunque comenzó asignando un significado a cada tatuaje llegó un momento en que ilustró su piel por motivos puramente estéticos.

El propio Kevin-Prince destaca dos tatuajes por encima del resto: el rostro de su mujer e hijo y la corona en el cuello que hace honor a su nombre.    

>>> ESPECIAL: Descubra los tatuajes de los jugadores de la Bundesliga