El futbolista del Eintracht Frankfurt Kevin-Prince Boateng se ha convertido en todo un símbolo en la lucha contra el racismo. Comprometido, valiente y siempre con una opinión que a nadie deja indiferente. El hermano mayor de Jérôme Boateng (Bayern Múnich) y líder de "Las Águilas" sigue reclamando esta temporada mayor esfuerzo por parte de todos para erradicar una de las grandes lacras de la sociedad actual.

Especial navideño: El Corazón de la Bundesliga

Si alguien sabe de racismo en una cancha de fútbol, o el del día a día en la calle, ese es sin duda Kevin-Prince Boateng. En enero de 2013, durante un amistoso ante el Pro Patria cuando militaba en el Milán, el hoy jugador del Eintracht Frankfurt dijo basta. Los constantes insultos racistas que llegaban desde un sector de la grada llevaron al jugador nacido en Berlín a tomar una determinación. Boateng tomó el balón y lanzó un pelotazo a modo de protesta. Segundos después, abandonó el terreno de juego seguido de todos sus compañeros.

La imagen dio la vuelta al mundo. Boateng se convirtió casi de inmediato en todo un símbolo en la lucha contra el racismo. Meses más tarde de lo sucedido en aquel partido, Boateng tuvo el honor de dar un discurso en las Naciones Unidas en Ginebra. El futbolista ghanés, además, habla cuatro idiomas -alemán, turco, inglés e italiano- y comprende otros dos: francés y árabe.

"Me hace feliz llegar a más gente y seguir con ellos en la lucha para erradicar el racismo", dijo recientemente el internacional por Ghana tras ser premiado por el programa de radio "1LIVE" por su compromiso contra la intolerancia en los estadios. "Al ser honrado con este premio significa que la gente está escuchando y que hay muchos interesados en el tema".

>>> PERFIL: El ghanés que llegó para suplir a Marco Fabián

Kevin-Prince Boateng recibió el premio especial "1LIVE Krone" por su compromiso en la lucha contra el racismo. © DFL DEUTSCHE FUSSBALL LIGA

Hijo de un ghanés y de una alemana, Kevin-Prince Boateng tuvo que convivir con el racismo toda su vida. "Durante mi infancia me pregunté quién era, de dónde venía, todo. Pero en realidad tendría que ser cien por cien alemán, aún teniendo un color de piel diferente. Nací aquí, hablo el idioma y he vivido en Alemania durante veinte años", explicó el volante de Las Águilas en una amplia entrevista a Jetzt.de.

Desde los siete hasta los 20 años Boateng jugó para Hertha Berlin. Allí ganó títulos como juvenil y disputó dos temporadas en la Bundesliga, llegando a coincidir con su hermanastro Jérôme Boateng en la temporada 2006/07. Luego llegaron las etapas en Inglaterra, Italia, un paso intermedio en el Schalke 04 y España antes de regresar a la Bundesliga el pasado verano y recuperar su mejor fútbol en el Eintracht Frankfurt.

Uso de la tecnología para acabar con el racismo

Pero el éxito no aleja a Boateng del tema que más le mueve. En la inclusión del Árbitro Asistente de Video (VAR) en la Bundesliga, el futbolista ghanés ve también una oportunidad para tomar medidas orientadas a eliminar el racismo de los estadios:

"Tenemos el ojo de halcón, el VAR para ver si estaba en fuera de juego o no conceder un penal. Pero, ¿por qué no utilizamos toda esa tecnología para identificar al que grita con un insulto racista, expulsarle y no dejarle entrar nunca más a un estadio?" Kevin-Prince Boateng, jugador de la Bundesliga

>>> La Bundesliga en Español le aclara sus dudas sobre el VAR

En la lucha contra el racismo toda medida es poca, según Boateng: "No es suficiente mostrar un vídeo o usar una camiseta que ponga 'No al racismo' antes de los partidos. Eso está muy bien, debe mantenerse, pero hay que hacer más. Más publicidad, más vídeos. Cada club también debería hacer algo en el apartado de marketing".

Para el futbolista ghanés, el racismo va más allá del simple insulto. No es solo gritar en el estadio y decir algo por la calle, se trata de una actitud. "El racismo no aparece cuando alguien te insulta. Muestra cómo alguien piensa, cómo vive, cómo se siente. A veces se puede decir por miradas. Eso es lo triste: ni siquiera tienes que decir algo. Muchos dicen que todo está permitido en el campo. Pero no, el insulto racista no lo está", aclara Boateng.

Jérôme Boateng y Kevin-Prince Boateng son dos hermanos de éxito. © DFL DEUTSCHE FUSSBALL LIGA

Vital para "Las Águilas"

Kevin-Prince Boateng es todo carisma y liderazgo. A sus 30 años, no se ha perdido un solo minuto con Eintracht Frankfurt esta temporada, marcando tres goles y siendo incluso capitán del equipo ante Schalke 04 en el último partido de la primera vuelta. Los de Niko Kovac vuelan hacia Europa gracias, en gran medida, al fútbol y compromiso de Boateng.

Vídeo: Kevin-Prince Boateng y su maravilloso retorno a la Bundesliga.