El jugador de RB Leipzig emplea la tinta como reafirmación en su actitud vital. Kevin Kampl es un luchador y no duda en tatuarse sus principios.

Es el único jugador de la actual galería que no plasmó en tinta a su familia o creencias religiosas.

Kevin Kampl pasea en su hombro derecho una poderosa cabeza de león, su último tatuaje. La explicación al respecto la dio el propio futbolista: “Encaja conmigo, con mi vida y mi carrera. Siempre he tenido que luchar y abrirme paso yo solo”.

El otro tattoo que refleja su fuerte personalidad es una cita de James Dean en su pecho derecho, “un lema de vida para mí que me lo tatué cuando me despedí del Salzburgo”. La cita, en alemán, dice así: “Sueña como si fueras a vivir eternamente. Vive como si fueras a morir mañana”. Dos declaraciones de intenciones, tinta sobre piel.

>>> ESPECIAL: Descubra los tatuajes de los jugadores de la Bundesliga