La Navidad es una época especial en todo el planeta. Una festividad que, en 2017, fue inolvidable para una pequeña localidad al sur de la región de Baviera. James Rodríguez y el FC Bayern München tuvieron un gesto que permanecerá en la memoria de los 700 habitantes del pueblo de Hopferbach.

En el segundo domingo de Adviento de 2017, el futbolista colombiano visitó a unos aficionados que desafiaron las bajas temperaturas (menos 4 grados centígrados) para ver a su ídolo y compartir un inolvidable día con él.

Una postal idílica. Hopferbach amaneció blanco, lleno de nieve, como de costumbre a finales de año en una zona cercana a Los Alpes. La cita fue en la sede del club de fans del Bayern, los ‘Red Rockets’, o ‘Cohetes Rojos’, tal y como se podía leer en una de las pancartas de bienvenida. A las puertas, los cañones esperaban la llegada de James Rodríguez dispuestos a ser disparados mientras la banda de música del pueblo amenizaba el momento.

La nevada mejoró la fotografía. A pesar de la baja temperatura, el calor de los aficionados abrigó a James para hacerlo sentir como en casa. El acto comenzó con las palabras de Peter Schweiger: “La población de nuestro pueblo es un 0,02 de tus seguidores en Instagram”, manifestó el presidente de los ‘Red Rockets Hopferbach’. La primera Navidad de James en Alemania daba comienzo.

Un momento inolvidable para James

Los fanáticos de Los Bávaros no fueron los únicos que vivieron aquel día como único. También fue un regalo para James Rodríguez, que pudo dialogar con personas que aman el club que el colombiano defiende con pasión. El futbolista empezó a entender aquel día algunas de las particularidades del Bayern.

Juegos, sorpresas, regalos y por supuesto, cerveza. Un momento de comunión entre James y la afición que el Bayern brindó a sus fieles seguidores. El balón también estuvo presente en la visita de James a Hopferbach. La estrella colombiana demostró sus habilidades al introducir la pelota ante un muro con dos agujeros redondos. Lo hizo hasta en cinco ocasiones en siete intentos. Infalible.

Los ‘Red Rockets’ no se olvidaron de los típicos martillazos que no suelen faltar en las fiestas bávaras. Una hilera de clavos sobre un tronco de árbol talado y un reto: hundirlos de un solo golpe. Entre risas, James dejó claro que se le da mejor el fútbol que los típicos juegos alemanes. "Es una tarde especial, estoy contento de estar aquí con ellos", comentó James mientras firmaba camisetas del Bayern durante más de una hora. La sorpresa se reflejó en la cara del colombiano cuando pudo ver incluso a un aficionado con la camiseta de su país.

Los obsequios a James pusieron la guinda a la visita del centrocampista colombiano a Hopferbach: un libro con la historia del pueblo y un enorme cencerro como recuerdo de una zona preciosa por sus praderas y animales en libertad.

Cercano con los aficionados

James Rodríguez pudo resolver varias dudas a los fans bávaros que se encontraban en el centro de reuniones. Mayores y pequeños quisieron averiguar el sentimiento del astro cafetero tras sus primeros meses como jugador del Bayern.

James se ganó a la afición Bávara, no solamente por lo abierto y cálido que ha sido con ellos, sino también por sudar la camiseta del campeón como todo un ganador. © DFL DEUTSCHE FUSSBALL LIGA

"Aquí es más físico y táctico. Pero como siempre digo yo, si tienes técnica, si puedes jugar bien, entonces el fútbol es igual en todo el mundo", aclaró James tras ser preguntado por la diferencia entre el fútbol alemán y el resto de ligas donde ha jugado.

Estudiar el idioma ocupa parte del día a día de James en Alemania. “Poco a poco me voy sintiendo más seguro, pero es complicado", aseguró el colombiano. También hay tiempo para el ocio en la vida del astro cafetero: “Me gusta ver series, sobre todo cuando hace tanto frío. He estado viendo Vikingos y American Horror Story. También me gusta jugar a la Play-Station, al FIFA, cuando tengo tiempo. La vida es más tranquila que en otros países en los que he jugado", afirmó James ante su entregada audiencia.

Respecto al Bayern, la estrella colombiana tuvo palabras gratificantes que reflejan la felicidad por pertenecer a la disciplina bávara. "El Bayern es un club grande. Gana títulos. Tiene jugadores fantásticos. Como club es top y por eso vine aquí. Me gustaría seguir muchos años aquí. Sería algo lindo poder ganar la Champions League con un club como el Bayern", reveló el futbolista.

Como dijo Uli Hoeneß en la web oficial del club: “La tradición es muy importante, pero no solo debemos hablar de ella, también debemos vivirla". Una visita navideña imborrable para los aficionados del Bayern y un momento latino muy especial para James Rodríguez, que vivió un día como un auténtico bávaro.

>>> Esta es la historia latina del Bayern Múnich