Del debut del argentino Aníbal Matellán a la magia de Raúl González, la alegría de Rafinha, el talento indómito de Jefferson Farfán o los goles heroicos de Naldo. La historia latina del FC Schalke 04 es rica en momentos especiales y páginas llenas de color. Bundesliga en Español repasa el estrecho vínculo entre Latinoamérica y Los Mineros.

El Schalke 04 fue uno de los clubes más laureados en los años previos a la fundación de la Bundesliga. El conjunto de Gelsenkirchen, nacido en 1904, logró hasta siete títulos nacionales entre 1934 y 1958. Pero su vínculo latino, sin embargo, no comenzó hasta bien entrado el siglo XXI. Concretamente el 22 de septiembre de 2001, con el fichaje del argentino Aníbal Matellán, procedente de Boca Juniors.

Matellán, que se desempeñaba como central, jugó tres temporadas para Los Mineros y conquistó la Copa Alemana en su primer año. Dicho trofeo significó además el tercer gran título oficial del club desde su entrada en la Bundesliga, sumado a la Copa Alemana del año anterior y la Copa de la UEFA de la temporada 1996/97.

VÍDEO: ¡Cinco nacionalidades, cinco goles!

Con el transcurso de los primeros años del nuevo milenio, el desembarco de futbolistas latinos se fue haciendo más constante. Los uruguayos Darío Rodríguez y Gustavo Varela fueron dos de los refuerzos de la temporada 2002/03. El segundo se convirtió además en el primer goleador latino del S04, con un tanto de penal ante Arminia Bielefeld en septiembre de 2002.

Samba en Gelsenkirchen

Argentina y Uruguay dieron paso a Brasil, que entre 2003 y 2005 aportó hasta cinco jugadores al S04. El defensa Alcides fue el primero, aunque tan sólo disputó seis partidos en la temporada 2003/04. El ritmo carioca se intensificó en las siguientes dos campañas, con la llegada de Aílton, Lincoln, Marcelo Bordon y Rafinha. Los tres primeros tuvieron un impacto inmediato en el club minero.

De izqda a dcha: Aílton, Lincoln y Marcelo Bordon. Brasil y el Schalke mantuvieron siempre una relación muy estrecha.

El subcampeonato del Schalke en la temporada 2004/05 se debió, en gran medida, al rendimiento de su trío brasileño: en defensa con el liderazgo de Bordon y en ataque con los goles de la pareja formada por Aílton (14 goles) y Lincoln (12 goles, además de 10 asistencias), que sumaron entre los dos el 46% de los tantos que marcó el equipo aquella temporada.

Para la temporada 2005/06, que comenzó con un nuevo trofeo para el club (la extinta Copa de la Liga), el hoy lateral del Bayern Múnich Rafinha ocupó la vacante dejada por Aílton, que emprendió aventura en Turquía. La prolífica etapa brasileña del Schalke acabó con dos subcampeonatos más, en la 2006/07 y la 2009/10, temporada en la que Marcelo Bordon abandonó el club tras 168 partidos vistiendo la camiseta azul. En 2011, Bordon fue incluido en el Salón de la Fama del Schalke, honor que solo atesora otro hispanohablante: Raúl González Blanco.  

Perú se vuelve hincha del Schalke

Con apenas 16 años, el peruano Carlos Zambrano pasó a formar parte de las divisiones inferiores del Schalke 04. El defensor, que posteriormente militaría durante cinco temporadas en el Eintracht Frankfurt, jugó su primer partido con el Schalke en su única temporada con el primer equipo, la 2009/10. Un año antes, otro peruano, Jefferson Farfán, aportaría nueve goles y seis asistencias en la primera de sus siete exitosas temporadas con el conjunto de Gelsenkirchen.

Hasta hoy, Farfán sigue siendo el latinoamericano que más partidos jugó (170) y más goles hizo (39) para el Schalke. Únicamente Claudio Pizarro disputó más encuentros e hizo más tantos que Farfán entre los peruanos que jugaron en la Bundesliga. Farfán compartió con cancha con los uruguayos Vicente Sánchez, quien jugó un total de 50 partidos de Bundesliga en tres temporadas con el Schalke.

Raúl y Farfán formaron una dupla sensacional en el ataque del Schalke a comienzos de la segunda década del nuevo milenio.

España y olé

El fichaje de Raúl González Blanco por el Schalke puso a Gelsenkirchen en el foco de todo el fútbol mundial. El astro español, que había conquistado seis ligas y tres Champions con el Real Madrid, llegó dispuesto a dejar su huella en suelo alemán. Y a fe que lo hizo. En sus dos temporadas en el club, la 2010/11 y la 2011/12, Raúl resultó clave para la consecución de la Copa Alemana, alcanzar las semifinales de la UEFA Champions League y lograr la Supercopa Alemana. El español sumó un total de 28 goles en la Bundesliga, algunos de una factura bellísima.

Junto a Raúl, otros dos españoles aportaron su granito de arena: José Manuel Jurado (46 partidos, tres goles) y Sergio Escudero (12 partidos).

Del flamenco se pasó de nuevo a la samba. Entre 2013 y 2015, cuatro nuevos brasileños pusieron su pie en Gelsenkirchen: Michel Bastos (14 partidos, cuatro goles), Raffael (16 partidos, dos goles), Felipe Santana (24 partidos, un gol) y Júnior Caiçara (26 partidos). Pero si un brasileño hizo gritar como nunca a los hinchas del Schalke, ese fue sin duda alguna Naldo. Su gol para empatar a cuatro ante el Borussia Dortmund en la temporada 2017/18 lo catapultó directamente al olimpo de ídolos del club de la cuenca del Ruhr.

A sus 36 años, el brasileño Naldo sigue siendo uno de los centrales más fiables de la Bundesliga.

El veterano central, brasileño récord en la Bundesliga, ha sido el último penúltimo jugador latino en reforzar a Los Mineros. El español Omar Mascarell, después de una brillante etapa en el Eintracht Frankfurt, ha desplegado la última página de un cuento que también ha visto pasar, en los últimos años, a sus compatriotas Coke y Pablo Ínsua o al argentino Franco Di Santo (67 partidos, cinco goles).

En Gelsenkirchen se seguirá hablando español.