La Bundesliga 2018/19 ha comenzado con sorpresas y Hertha Berlin y VfL Wolfsburg le mantienen el ritmo al todopoderoso Bayern Múnich mientras otros aspirantes, a priori más fuertes, sufren. ¡Pura Bundesliga!

Nada más bello que una competición de fútbol viva, con actores de nivel en pugna en los que nada puede darse por sentado. La Bundesliga 2018/19 ha echado a rodar con este guión, para pesar de candidatos a los primeros puestos.

Por un lado se cuentan los pinchazos dobles de Schalke (2-1 en Wolfsburgo y 0-2 ante el Hertha) y Leverkusen (2-0 en Mönchengladbach, 1-3 ante Wolfsburg), además del paupérrimo punto de RB Leipzig (1-1 en casa ante un recién ascendido Fortuna Düsseldorf y la derrota por 4-1 en Dortmund). Todos ellos compiten esta temporada en la Champions (S04 y Leipzig) y Europa League (Bayer 04) y, aunque solo han transcurrido dos Fechas, el ceño ya se adivina fruncido en Gelsenkirchen, Leverkusen y Leipzig.

Los otros dos equipos de la Bundesliga en Champions League, Borussia Dortmund (triunfo por 4-1 al Leipzig, 0-0 contra Hannover 96) y TSG Hoffenheim (3-1 en Múnich y 3-1 al SC Freiburg), tampoco han empezado todo lo bien que desearían, aunque los tres puntos sumados evitan que la sensación de urgencia alcance niveles críticos. Eintracht Frankfurt (el otro equipo que juega en la Europa League) venció a domicilio a SC Freiburg (0-2) y perdió en Fráncfort por 1-2 a manos de SV Werder Bremen, misma tónica que BVB y Hoffenheim.

De modo que, aparte del Bayern Múnich y sus dos sendos triunfos (3-1 a Hoffenheim y 0-3 a VfB Sttutgart), solo hay dos equipos que le mantengan el paso: Hertha Berlin y VfL Wolfsburg. ¿Serán los “tapados” de la liga alemana esta temporada?

Hertha Berlin: una roca por equipo

Sus victorias ante 1. FC Nürnberg (1-0) y Schalke 04 (0-2) le sitúan tercero en la tabla por la diferencia de goles, empatado a puntos con Bayern y Wolfsburg. La plantilla y cuerpo técnico del conjunto berlinés apuntan en una dirección a la hora de explicar los excelentes resultados: ser una piña, a pesar de bajas sensibles como Marvin Plattenhardt y Karim Rekik.

“Todos hemos jugado con un único objetivo, ganar al Schalke. Ha sido una victoria de equipo”, describió el guardameta Rune Jarstein, que brilló en Gelsenkirchen con sus paradas.

Ondrej Duda es otro de los jugadores que destaca en este inicio de curso. El eslovaco lleva dos goles (ambos al Schalke) y parece que este va a ser su año. En el equipo desde julio de 2016, todavía no había cumplido con todas las expectativas puestas en él. "Al principio se sentía solo, luego se lesionó. Este verano pudo realizar la pretemporada al completo y está dando sus frutos", indicó al respecto Pál Dárdai, el DT del Hertha.

Solo había marcado un gol en 21 partidos de liga hasta la semana pasada, ahora suma dos. Contra el Schalke este mediocentro ofensivo se vació en el apartado físico (corrió más que cualquier otro jugador del S04), no perdió ningún balón dividido y ejerció una cobertura total sobre Sebastian Rudy, el nuevo metrónomo del S04. “Solo me concentro en hacer mi trabajo, tanto a nivel ofensivo como defensivo. Intento trabajar por el equipo y ayudar en lo que puedo”, expresó el jugador al término del encuentro.

Nuestro sistema táctico estaba un poco hecho a su medida, funcionó a la perfección y él lo hizo fantástico”, ilustró Valentino Lazaro. “Todos estamos muy contentos por él después de su último año tan complicado”.

“Jugamos como si fuéramos un solo jugador”. Ondrej Duda, septiembre de 2018

Los datos

  • La última victoria del Hertha en casa del Schalke se remonta al 12 de noviembre de 2004 (1-3, goles de Marcelinho, Raffael y Niko Kovac) [“Parecía que llevábamos cien años sin ganar en Gelsenkirchen”, Pál Dárdai].
  • Se trata de la segunda vez en la historia que el Hertha comienza una temporada con dos victorias.
  • Es el único equipo de la Bundesliga que esta temporada todavía no ha encajado gol en contra.

¿Será la 2018/19 la temporada en que Ondrej Duda despegue finalmente con Hertha Berlin? © gettyimages

VfL Wolsburg: Resurgir con pilares muy concretos

Sus triunfos contra Schalke (2-1) y Leverkusen (1-3), equipos de nivel que compiten en Europa, demuestran que los seis puntos sumados en la 2018/19 no son fruto de la casualidad. Hay varios elementos que llaman poderosamente la atención:

La disposición táctica de Los Lobos es un indicador determinante del trabajo de preparación. El nuevo sistema en 4-3-3, en contraste con el 4-2-3-1 de la pasada campaña, está diseñado para ejercer una presión temprana sobre el rival, lo que permite al equipo tomar un papel activo en la defensa, adelantarla a las primeras líneas y provocar situaciones de inferioridad numérica en el mediocampo rival, con lo que los rivales encargados de dar salida al juego se ven enormemente impedidos.

Con este sistema los balones divididos toman gran relevancia, y es en este aspecto donde también se percibe una mejoría notable. El español Ignacio Camacho, asediado por las lesiones desde octubre de 2017, se desempeña como un mariscal en su posición de mediocentro defensivo y es el jugador que más balones divididos afrontó, con Maxi Arnold y Josuha Guilavogui por delante como volantes. A los tres se le añade Brooks, que además de ser el mejor del equipo en balones divididos (64 % de éxito), le hizo gol al Schalke.  

Precisamente ese es otro apartado en el que la diferencia salta sola. Las pobres cifras goleadoras de la pasada temporada (36 dianas en toda la Bundesliga), con seis goles y tres disparos de media de sus delanteros, contrastan con los registros actuales.

Las nuevas incorporaciones en ataque de Wout Wghorst y Daniel Ginczek, delanteros centros puros, ya aportan su grano. Ambos ya han marcado y toda la delantera promedia seis disparos por partido. Igualmente es el equipo con mayor aprovechamiento de las ocasiones claras (80 %), en contraste con el 37 % del pasado curso. Nada que ver.

A continuación disfrute del análisis completo del VfL Wolfsburg en nuestro vídeo