El sábado 24 de febrero el mundo del fútbol asistió con incredulidad y regocijo a la desafortunada acción del portero Mark Flekken -jugador del MSV Duisburg- ante el Ingolstadt, en la segunda división alemana (Bundesliga 2). ¡Le contamos cómo fue el cómico error y el desenlace de la iniciativa solidaria que puso en marcha el jugador a raíz de su error!

Situaciones tensas, emocionantes, dramáticas, pura adrenalina… El fútbol nos obsequia en ocasiones con momentos inclasificables; en Duisburgo ocurrió precisamente eso, una secuencia y un gol tan ridículo que recorrió el planeta en apenas horas. Mark Flakken fue héroe, villano, bufón… Y como colofón, la inesperada fama sobrevenida la ha puesto al servicio de una causa benéfica.

DESENLACE de la acción solidaria de MSV Duisburg y Flekken aprovechando el cómico gol

Situación: Duisburgo vs. Ingolstadt, Bundesliga 2

Pongámonos en contexto. En juego la Fecha 24 de la Bundesliga 2, en el MSV-Arena se medían MSV Duisburg y FC Ingolstadt 04. Duisburgo era sexto con 34 puntos e Ingolstadt quinto con un punto menos, hasta aquí nada destacable. El partido había empezado a toda máquina: en el minuto 11 el ahora famoso Flekken detuvo un penalti al Ingolstadt que mantuvo el 0-0 hasta que apenas dos minutos más tarde el Duisburgo se adelantó gracias a Engin.

Cinco minutos más tarde, el surrealismo se adueñó de la situación. Gol anulado al Duisburgo, el Ingolstadt sacó por medio de su portero y un jugador suyo mandó un pase largo desde su campo a la espalda de la defensa del Duisburgo. La pelota botó justo en el borde del área, un defensa cabeceó hacia su portero –¡Flekken!–, con un jugador del Ingolstadt al acecho… ¡pero el arquero estaba de espaldas! De modo que el visitante solo tuvo que empujarla dentro, con el guardameta completamente fuera de sitio, dentro de la portería, y asistiendo estático a la jugada.

¿Cómo es posible que algo así sucediera? Flekken, héroe unos minutos antes al detener un penal, decidió beber agua de su botellín en el momento más inoportuno, acudir al fondo de las redes en mitad de la jugada del rival y dar la espalda a la jugada. ¡Insólito! Para su fortuna, el encuentro acabó con victoria para su equipo y ahora puede relatar una simpática anécdota… y desarrollar una campaña solidaria. ¡Siga leyendo, se lo contamos a continuación!

El Bayern Múnich mostró su solidaridad con Sven Ulreich tras su error en Champions

El protagonista y sus declaraciones

Mark Flekken: 13.06.1993, Kerkrade (Países Bajos)

Carrera futbolística: 27 partidos en la segunda división alemana (Bundesliga 2) con SpVgg Greuther Fürth y MSV Duisburg, la mayoría con Duisburgo; y 53 partidos en la tercera división germana (3. Liga), con Alemannia Aachen y Duisburgo.

Ante todo, humor:

“Creo que nunca más meteré un botellín en mi portería”.
“El sábado por la noche me tomé una cerveza con mi familia y amigos y estuvimos riéndonos de ello”.

Su particular visión de la jugada...

“Vi que nuestros jugadores iban al córner [a celebrar el gol anulado], pero no atendí al árbitro auxiliar ni oí el pitido del árbitro principal. En ese momento no estaba en absoluto atento a mi defensa. Creía que el equipo rival sacaría desde el centro y ya está”.

Loable acción benéfica: a subasta el botellín involucrado

Quizá lo mejor de todo sea, además de las risas que nos arrancó Flekken, la ejemplar iniciativa puesta en marcha. El MSV Duisburg y Mark Flekken sacaron a subasta el botellín del guardameta holandés para recaudar fondos para zebrakids, una fundación que trabaja con niños desfavorecidos en Duisburgo y la región.

VIDEO: ¡Los peores errores de arqueros en la Bundesliga!

Este lunes 5 de marzo el club alemán hizo público en sus cuentas de Facebook y Twitter que los trabajadores de una empresa local pujaron con una oferta de 1619,02€, cifra que sin embargo fue aumentada hasta los 2000€ por el propio Flekken.

"Es sensacional, increíble. Agradecer enormemente a todos los que han contribuido para convertir mi error en una historia tan formidable", expresó el portero del Duisburgo. Tal como se anunció, el importe del botellín subastado irá a parar directamente a los 'zebrakids'

Deporte y corazón. Fútbol alemán.