Resumen

  • La victoria del Eintracht le sirve para colocarse en el tercer puesto de la tabla.
  • Los de Niko Kovac se encuentran invictos en casa en esta temporada.
  • El penalti cometido sobre Vallejo fue la jugada clave del partido.

Eintracht Frankfurt derrota con justicia por 2-0 a un Darmstadt muy defensivo y se coloca tercero en la tabla.

Con una sonrisa en los labios se marchaban los aficionados del Eintracht. Corren buenos tiempos para Las Águilas. El equipo funciona y la grada responde. Niko Kovac ha apostado por los latinos para darle carácter a este Frankfurt. Y los latinos responden en la cancha. Pese a la baja de Marco Fabián, al que se le echó en falta en el frente de ataque, apareció la figura de Jesús Vallejo. Sobre el defensor español se cometió el penal que cambió el devenir del encuentro.

Notables fueron también las actuaciones de Abraham y Mascarell. El argentino, imperial en los balones divididos, tuvo tiempo de incorporarse al ataque, e incluso se atrevió con un disparo lejano que se marchó algo desviado. Mascarell a lo suyo, corre, roba y distribuye sin apenas errores. Nunca se complica y siempre está donde el equipo le necesita, impecable en lo táctico. A la espera del regreso de Fabián, pintan bien las cosas para los de Kovac.

Hasebe convirtió el penal cometido sobre Vallejo y abrió la llave de la victoria. © gettyimages / Alex Grimm

Así fue el partido

El Eintracht entró al campo sabiendo que la victoria le daba el tercer puesto, sin embargo estuvieron lejos de su mejor fútbol en la primera parete. Pese a llevar el control del partido, le faltaron ideas en el frente de ataque. Solo la movilidad del croata Rebic dio alguna muestra de peligro. El Darmstadt, bien plantado en defensa, tuvo dos ocasiones de gol, la primera tras un clamoroso fallo del arquero local en la entrega. Con el empate sin goles se llegó al ecuador del encuentro.

En el segundo tiempo Las Águilas salieron más determinadas a llevarse los tres puntos y con más corazón que juego cercaron a Los Lirios, quienes solamente se dedicaron a amontonar hombres por detrás del balón. En el minuto 73 llegó la jugada clave del encuentro, cuando un defensor agarró y derribó a Vallejo en el interior del área y el colegiado no dudó en señalar el punto de penalti. Hasebe convirtió con maestría el penal, estrenándose como goleador esta temporada. Ya en los últimos finales, una buena jugada de Meier sirvió para que Rebic pusiera la sentencia en el marcador. ¡Victoria merecida y tercer puesto alcanzado! ¡Marco Fabián sí sonrió hoy!

Consulte todos los datos del #SGED98 en nuestro Centro de Partido.