Resumen

  • Es, tal vez, el clásico más caliente y pasional que se disputa en la Bundesliga.
  • Ambos equipos viven a 30 kilómetros de distancia entre sí, en la cuenca del Ruhr.
  • Una historia que nos ha dejado partidos memorables y grandes emociones.

Se conocen desde 1925, y su rivalidad no tiene igual. No sólo son vecinos, sino que son dos de los clubes con mayor tradición en la Bundesliga. Cada choque es memorable.

Los clásicos son los partidos especiales dentro del calendario, que hinchas y jugadores esperan durante todo el año. En la Bundesliga hay varios, y algunos surgieron por la rivalidad histórica, como FC Bayern München vs Borussia Dortmund, y otros por ser partidos entre equipos de ciudades próximas, como ocurre con el Hamburger SV vs Werder Bremen.

Pero hay uno aún más especial, porque es el choque entre dos gigantes que viven separados por 30 kilómetros, y le valió el mote de el Clásico del Ruhr (Revierderby). El FC Schalke 04 y el Borussia Dortmund comenzaron a ser rivales mucho antes de que naciera la Bundesliga.

Es que Gelsenkirchen, la ciudad natal de Los Mineros y Dortmund no sólo están cerca, sino que han tenido historias similares. Ambas fueron clave para la economía alemana, siendo la primera famosa por sus minas (de ahí el apodo de "mineros") y la segunda por la producción de acero y carbón. Ambas se han reinventado, al tiempo que el progreso dio paso a nuevas formas de energía.

Reviva cinco Clásicos del Ruhr que pasaron a la historia.

Los azules y amarillos, emergentes de estas importantes ciudades, hace 90 años que se muestran los dientes, desde que les tocó verse las caras por primera vez, en 1925. Al revés de lo que ocurre hoy, la tónica del nuevo clásico estaba signada por un Schalke exitoso y un Dortmund que era incapaz de derrotarlo. No sólo ellos, nadie podía con ellos, porque los Mineros eran el club más ganador de Alemania en la década del 30.

Los Negriamarillos tuvieron que esperar hasta 1943 para festejar, con un escueto 1-0, su primer éxito frente al rival que ya les caía bastante mal. Las luchas siguieron con la formación de la Oberliga, y se hicieron más parejas desde el nacimiento de la Bundesliga, en 1963.

Partidos históricos

El Schalke ganaría su último título en 1958 y nunca lograría ganar un campeonato de la nueva Bundesliga. Una de las veces que más cerca estuvo de lograrlo fue en la temporada 2006/2007. Fue líder durante tres meses, pero perdieron 2-0 un partido clave y el VfB Stuttgart le arrebató la corona. Su verdugo fue el Borussia Dortmund en un partido que, a esta altura, ya era un gran clásico.

Si bien en títulos la historia ha sido más favorable al Dortmund en la era moderna, los choques entre los vecinos del Ruhr siempre dieron grandes partidos, y resultados muy parejos. ¡Cómo olvidar el famoso 2-2 en Dortmund, el día en que Jens Lehmann, arquero del Schalke, empató el partido en el último minuto, cabeceando una pelota a la salida de un tiro de esquina, algo inédito en la historia de la Bundesliga! Una perla: Lehmann fue uno de los pocos jugadores en la historia que vistió las dos camisetas.

Jens Lehmann se arriesgó a subir a cabecear y facturó un histórico tanto para el Schalke. © gettyimages / Thobias Heyer

Hay muchas anécdotas que muestran esta rivalidad, que se vive cada día. Viven muy cerca uno del otro, pero tal como ocurre con el agua y el aceite, el amarillo y el azul no se pueden juntar. Un famoso edificio en la avenida principal de Gelsenkirchen fue pintado de amarillo por sus dueños, seguramente desconociendo esta historia. Al otro día amaneció con pintadas azules en su fachada, diciéndole que esa ciudad era Blue. Así es la cosa.

Hay muchos clásicos en el fútbol alemán, pero pocos se viven con tanta pasión. Son vecinos, se conocen, se ven a diario, y hace 90 años que compiten por ser los reyes de la región del Ruhr. Peleando por un título o por nada, cada enfrentamiento entre azules y amarillos es una fiesta en la cancha, en las tribunas. Es un clásico por el territorio...

¿Sabe lo que le espera en estos diez días? ¡27 Partidos! Bundesliga en Español les ofrece aquí un pequeño aperitivo.