Resumen

  • Kyriakos Papadopoulos llegó al Hamburger SV a préstamo en la ventana invernal.
  • El defensa griego tiene contrato en vigor con el Bayer 04 Leverkusen, donde jugó la temporada pasada.
  • Su gol definió el encuentro y da a su equipo algo de aire en la pelea por el descenso.

El defensa griego Kyriakos Papadopoulos anotó el gol de la victoria para el Hamburger SV ante el Bayer 04 Leverkusen, equipo para el cual jugó hasta la temporada pasada y que aún mantiene los derechos deportivos del jugador.

Kyriakos Papadopoulos arrancó la temporada actual abandonando la disciplina del Leverkusen para unirse a préstamo al RB Leipzig. El griego no tuvo minutos con Los Toros y decidió unirse a la causa del Hamburger SV en el mercado invernal. En su nuevo club se estableció como titular inmediatamente, pero debió sufrir dos derrotas al hilo desde el reinicio del torneo.

En el partido que inauguró la Fecha 19 entre su antiguo y su actual club, el zaguero tuvo un rol fundamental. Además de anotar el único gol del partido en el minuto 76, Papadopoulos fue el jugador más peligroso de su equipo con cuatro disparos al arco. Su contrato con el Leverkusen va hasta el año 2020, si sus presentaciones siguen así, seguro Los Obreros le encontrarán un lugar en el once titular cuando acabe su préstamo en Hamburgo al final de la presente campaña.

Siga el día a día del Hamburger SV con Bundesliga en Español.

Así fue el partido

La intensidad se palpaba en Hamburgo. Ambos conjuntos salieron muy enchufados, y aunque apenas hubo ocasiones claras, la acción se desarrolló a un ritmo muy alto, con especial protagonismo del mediocampo. Kampl y Aránguiz marcaron la pauta en Los Obreros, que acapararon la posesión, inofensivos sin embargo en ataque.

El HSV salió en tromba en la segunda parte, sufriendo serios problemas el Leverkusen. Una vez capeado el vendaval, Bayer 04 retomó el control del juego durante unos minutos hasta que llegó el mazazo del Hamburgo: Papadopoulos, ex del Bayer 04, aprovechó un centro al área y marcó de cabeza el único tanto del partido. A partir de entonces el Leverkusen trató de empujar, pero el HSV siguió echándole corazón y supo mantener intacta su ventaja.