Estos son los aspirantes a ocupar el puesto de defensa central en el equipo de los mejores de la temporada 2016/17:

Javi Martínez

El central del FC Bayern München cierra el fondo de su equipo con un cerrojo, le quita cualquier preocupación a su portero y, encima, se presta para crear jugadas e incluso definirlas. El español tiene la distinción de ser el fichaje más costoso en la historia del Bayern, y con sus actuaciones de esta temporada justifica dicho título. Son pocos los errores de Martínez, y cuando sí los hay, duplica el empeño para enmendarse. No es todos los días que surge un central de tanta versatilidad y calidad, y en la Bundesliga la presencia de éste en particular no pasa desapercibida.

Willi Orban

Capitán del RB Leipzig y líder de una de las mejores defensas de toda la Bundesliga, Willi Orban es un jugador tan elegante como lo es áspero. No es de acudir al juego brusco, pero tiene con qué hacerlo cuando las situaciones extremas lo ameritan. Además de moverse bien con su arco a sus espaldas, el alemán sabe cargar hacia adelante, marchando casi, para animar a sus compañeros a hacer lo mismo, activando así uno de los contragolpes más fulminantes de todo el torneo. La cinta de capitán se la ganó no tanto por lo mencionado, sino por su excelente manejo de tiempos y coordinación con sus compañeros de línea. Distribuye tareas, organiza la zaga defensiva y regaña cuando es necesario. Su nombre es uno que hace ecos entre el hablar de la afición propia y ajena.

Niklas Süle

De físico imponente, de rápida aceleración y de una visión de juego inigualable. Su edad será corta, pero su experiencia y calidad de juego lo hace parecer uno de los más veteranos sobre el césped. El TSG 1899 Hoffenheim se ha beneficiado enormemente de este verdadero muro. Sus actuaciones le permiten a los dirigidos por Julian Nagelsmann creerse todo lo que están viviendo, una ya garantizada temporada europea, así como darle problemas a los delanteros que se miden contra el TSG. Saben que, para anotar un gol, primero hay que sortear uno de los obstáculos más difíciles de la Bundesliga, el joven pero recorrido Niklas Süle.