Resumen

  • El mediocampista Omar Mascarell habló en entrevista exclusiva de lo que supuso su traspaso del Real Madrid al Eintracht Frankfurt.
  • El español de 25 años habló de los objetivos del club y del sueño de la Champions.
  • “Los dos mexicanos del equipo son especiales, están hechos de otra pasta”, confesó.

Hace año y medio, dejó al Real Madrid para probar suerte en el Eintracht Frankfurt, una decisión que le cambió su carrera profesional. Omar Mascarell, en entrevista exclusiva con Bundesliga en Español, habló de los objetivos del club, la Champions, comparó a Niko Kovac con Mourinho y alabó a los mexicanos Marco Fabián y Carlos Salcedo.

Nació en las Islas Canarias hace 25 años y desde hace año y medio vive en Frankfurt, donde dice sentirse muy a gusto. Un joven alegre y aficionado a las tardes de Netflix y sofá, que volvió de una lesión de siete meses en el tendón de Aquiles para dejarse la piel, dice, por su equipo y su afición.

ANÁLISIS: ¿Qué significa Eintracht?

Bundesliga en Español: Ya lleva temporada y media aquí. En su opinión, ¿qué caracteriza a la Bundesliga?

Omar Mascarell: La verdad es que es una liga muy muy buena. Yo me quedé sorprendido desde el momento en que llegué. Es una liga que cada año se supera en cuanto a calidad. Muy intensa, son idas y venidas durante todo el tiempo. Jugar 90 minutos se hace bastante duro. Y sobre todo muy competitiva, ningún equipo es muy superior al otro, aquí uno puede ganar a cualquiera. El último al primero… uno nunca sabe lo que puede pasar. Y eso la hace bonita.

Anteriormente jugó en la liga española. ¿Qué diferencias encuentra con la Bundesliga?

En España la liga es más pausada. Siempre ha sido así. De tener más la posesión de balón, jugar con más calma. Hay muchos equipos que tienen mucha calidad y por eso hacen que el juego sea más lento. Son ligas diferentes… Por supuesto la liga española es una liga también de muchísima calidad, pero ahí es más lento, más pausado todo. Yo estuve muy a gusto ahí, pero ahora mismo me encanta como es aquí.

¿…Y entre el Real Madrid y el Eintracht Frankfurt?

Bueno, diferencias sí es verdad que las hay. Yo estuve cinco años en Madrid. Yo salí con 16 años de mi casa, ellos me guiaron el camino para llegar hasta donde estoy. Tengo que agradecer todo lo que han hecho por mí, porque me han criado y me han hecho mejor como futbolista, como persona y la verdad es que fueron años muy bonitos. Es el club más grande del mundo, yo es que soy Real Madrid fan. Pero desde el primer día que llegue aquí, el trato ha sido perfecto y estoy muy contento de haber dado el paso de venir al Eintracht porque me ha cambiado mi carrera futbolística y he dado un paso más.

En la Bundesliga uno nunca sabe lo que puede pasar. Y eso la hace bonita.

En España jugó con el Real Madrid bajo la batuta de Mourinho. Ahora, de Niko Kovac. Si tuviera que comparar ambos técnicos, ¿qué es lo primero que le vendría a la cabeza?

Está claro que todos los entrenadores son diferentes, pero tienen sus cosas en común. Por ejemplo, la ambición que tiene Mourinho se me parece mucho a la de Nico. El querer ganar siempre, en cada entrenamiento dar el máximo, el no relajarse. A mí me encanta coger lo bueno de cada entrenador. En su día con Mourinho y ahora con Niko Kovac, que está confiando mucho en mí y estoy aprendiendo muchísimo de él.

Omar Mascarell debutó como goleador con el Eintracht en febrero ante el Mainz por la Copa Alemana. © imago

Pese a la lesión de jugadores importantes (Marco Fabián, Alexander Meier, usted...), el Eintracht Frankfurt ha respondido muy bien esta temporada. ¿Cuál es la clave del equipo para tener tan buenos resultados?

El trabajo sobre todo. Somos un equipo que trabaja muchísimo y eso se ve reflejado en el campo. Y que estamos muy unidos. El grupo que tenemos es brillante, todos nos llevamos muy bien. Pasamos muchas horas juntos y la verdad es que no hay ninguna pelea, son cosas positivas que nos aportamos unos a otros. Yo creo que eso es lo que nos está guiando por el buen camino.

Ahora el Frankfurt está metido en Europa... ¿Cuáles son los objetivos del Eintracht?  ¿Europa League, Champions quizá...?

Bueno, soñar es gratis (ríe). Siempre sale ese tema de conversación y eso sería increíble. Pero queda mucho por delante, hay que tener los pies sobre la tierra porque el año pasado tuvimos una buena primera vuelta y todos soñábamos ya con ello. Pero este año tenemos que tener más calma, pensar en conseguir los 40 puntos lo antes posible. Una vez que la categoría esté salvada ahí ya no nos ponemos límite, seguir trabajando como lo estamos haciendo. Y todo lo bueno que tenga que llegar, llegará.

Todo lo que tiene que saber del Eintracht Frankfurt ¡Aquí!

¿Se siente la presión de la afición?

Sí, sí que se siente. Estamos ahora mismo en puestos de Champions y la gente es normal que sueñe con algo así. Muchos son abonados desde hace muchísimos años, que vienen cada fin de semana a vernos, también cuando jugamos fuera. Tienen todo el derecho del mundo a soñar y lo único que podemos decir nosotros es que nos vamos a dejar la piel para quedar lo más arriba posible.

Me alegro mucho de haber venido al Eintracht. El trato ha sido perfecto y me ha cambiado mi carrera futbolística.

El Eintracht está teniendo mejores resultados fuera que en casa. ¿Cuál es la razón?

No sabría decirte el porqué (ríe). El año pasado fue al revés. En casa éramos un equipo muy sólido, este año se nos dio completamente diferente. Pero tenemos que cambiar esa racha porque estamos en casa, con nuestra afición y en nuestra ciudad y ahí es donde tenemos que hacernos fuertes.

ANÁLISIS: Así es el entrenador de Fabián, Mascarell y Salcedo

En abril se lesionó del tendón de Aquiles y estuvo siete meses ausente. ¿Qué supuso para usted todo aquello?

Fue bastante duro para mí. Nunca había tenido una lesión grave en mi carrera, me perdí la final de Copa. Fueron momentos difíciles para mí. Pero tenía claro que tenía que trabajar duro. Cuanto más me cuidara, mejor iba a volver.

Ha formado una buena dupla con Kevin-Prince Boateng en el mediocampo. ¿Qué opina de ello?

Para mí significa muchísimo. Es un jugador que ha demostrado mucho, ha jugado con los más grandes de Europa. Tiene muchísima calidad y mucha experiencia. Y yo con 25 años tengo que aprender mucho de él, de sus cosas buenas. Me ayuda muchísimo, es un pedazo de jugador y cuando tienes jugadores como él así a tu lado, es más fácil rendir a buen nivel.

AL DETALLE: La lucha contra el racismo de Kevin-Prince Boateng

¿Con quién de todos tiene mejor relación?

Pues con los hispanos (ríe). Es lo más normal, hablamos el mismo idioma. Con David, con Salcedo, con Fabián… Tenemos una muy buena relación, siempre nos juntamos para contarnos nuestras historias. Y siempre ayuda el poder hablar tu idioma cuando estás fuera de casa. Aunque con todos me llevo muy bien, estoy muy a gusto con el grupo que tenemos.

En el Eintracht Frankfurt conviven 18 nacionalidades. ¿Qué repercusiones tiene eso?

Al final eso es lo que lo hace especial. Somos tanta gente de diferentes países... Eso te enriquece a nivel cultural y como persona, porque cada uno cuenta lo que hace en su país, su cultura. Con ello aprendes. Es algo que me encanta y lo valoro muchísimo.

AL DETALLE: Eintracht Frankfurt, el equipo más internacional y global de la Bundesliga

Ha mencionado antes a Marco Fabián y Carlos Salcedo. ¿Qué tal son los mexicanos?

Tienen algo especial (ríe). Como diríamos en España, están hechos de otra pasta. Gente alegre, que disfrutan cada momento, cada día. No los ves con malas caras y eso ayuda a ser felices.

México se enfrentará a Alemania en su primer partido en el Mundial de Rusia.

Sí, México lo tiene ahí un poco difícil. Alemania es increíble, una pedazo de selección con jugadores increíbles y mentalidad increíble. Pero creo que Marco Fabián va a llegar muy bien, en forma. Y Salcedo también, está jugando todos los partidos a un buen nivel. Así que veremos qué pasa, pero lo que está claro es que ellos dos van a rendir en un muy buen nivel, seguro.

Los mexicanos tienen algo especial, están hechos de otra pasta.

RUSIA 2018: Estos son los rivales de Alemania en el Mundial

Marco Fabián también estuvo como usted mucho tiempo ausente por lesión. ¿Se apoyaron mutuamente de alguna forma?

Sí, ambos tuvimos momentos muy duros. Él es una persona con experiencia y sabía que cuanto mejor se cuidara, antes estaba con nosotros. Es un jugador que nos hacía falta, porque ha demostrado la calidad que tiene.

Ya lleva año y medio en Fráncfort. Además de jugar al fútbol, ¿qué más hace?

Salir con mis amigos, con los compañeros. Ir a comer,de compras... También soy mucho de estar en casa, descansando. Soy mucho de Netflix. Puedo pasarme tardes y tardes tirado en el sofá viendo películas, que yo soy feliz (sonríe).