Uno de los retornos más esperados ha sido el de la estrella del arco del FC Bayern München Manuel Neuer. En entrevista, además de hablar de su filosofía, sus ídolos y de su estilo de juego, reconoció que le gusta asumir riesgos, pero con cautela.

Es considerado uno de los mejores arqueros del mundo. Manuel Neuer, quien volvió a ser convocado en la final de la Copa Alemana tras permanecer ausente por lesión durante ocho meses, reveló alguna de sus claves para ser garantía de seguridad en la portería de la selección alemana y del FC Bayern München. “Soy una persona que se arriesga, pero también tengo que dar sensación de seguridad y protección a mis compañeros”. En ese sentido, Neuer se definió como una persona a quien le gusta conducir un coche a toda velocidad, pero con el cinturón puesto al mismo tiempo.

PERFIL: Conozca al arquero del FC Bayern München y Alemania

Su estilo es único, fue inspirador del término "arquero-líbero y ha sido modelo para muchos de sus compañeros. En el nuevo libro de Grant Wahl, Neuer reveló alguno de sus trucos y el porqué de su manera de actuar. “Depende de mí ayudar a mis defensas, y para mí es mejor conseguir la pelota antes que (esperar y) tener una situación uno contra uno en el área”. A su juicio, eso es más peligroso que salir, ya que el delantero tiene la oportunidad de anotar. “Si no consigue el balón, no tendrá ninguna posibilidad”, explicó.

VIDEO: Vea las cinco mejores paradas de Manuel Neuer

Sin miedos

Otra de las cualidades del capitán del equipo bávaro y la Selección Alemana es que es una persona positiva, según dice. En esas situaciones en las que tiene que decidir entre salir del arco o no, Neuer se mantiene con la cabeza fría. “No tengo miedo. Si creo que puedo agarrar la esférica, salgo. No puedo pararme en mitad del camino, porque entonces el jugador podría disparar, pero hay que asegurarse de coger la pelota. Son años de práctica, no de un día para otro. Tienes que sentirlo”, apuntó. 

¡Así será la agenda de preparación a Rusia de la Selección Alemana!

Técnicas

Asimismo, el alemán explicó que para ser un arquero moderno hay que pensar de manera ofensiva e iniciar los movimientos de ataque de forma segura. “Mis dos equipos, el Bayern y la Selección, suelen tener más del 60% de posesión. Así que tengo que estar fuera del área e involucrarme en el juego de pases desde atrás para llevar el balón a la primera, segunda y tercera fila de jugadores. Así es mi juego, pero puedo permitírmelo porque estoy en dos equipos fuertes”, reveló.

CONVOCATORIA: Así irá la Selección Alemana a Rusia

Esa es, de hecho, una de las partes más duras de su labor como arquero. Dado el alto porcentaje de posesión de sus equipos, apenas tiene trabajo. Algo que no parece agradar demasiado a Neuer. “A veces en invierno hace demasiado frío, sobre todo en Baviera. Estoy durante casi 45 minutos sin ver acción y de repente metoca actuar… no es fácil ir de 0 a 100 en un momento”.

Jens Lehmann, Olvier Kahn y Van der Sar fueron los modelos a seguir de Manuel Neuer. © imago / Nordphoto

Modelos

Uno de los entrenadores que ha tenido la estrella alemana y al que más venera Neuer es Toni Tapalovic, contratado por el Bayern a petición del mismo Neuer. Que, al igual que él, nació en Gelsenkirchen y vistió la camiseta del Schalke. “Cuando él era el arquero número 2 en Schalke, yo era muy joven. Él sabía que yo era un poco mejor que él, pero siempre me decía que tenía que hacer más. Siempre se quedaba fuera y trabajaba conmigo, mientras los demás se iban a los vestuarios. Teníamos amistad y cooperación dentro del campo”, rememora. Después de eso, las lesiones hicieron que Tapalovic se retirara y ayudara a entrenar al equipo. “Creo que él me llevó a mi mejor nivel”.

Entre los ídolos de Neuer cuando era más joven, se encuentra la leyenda alemana Jens Lehmann, que disputó 10 temporadas con el FC Schalke 04, el club que vio evolucionar a Neuer. En cuanto a jugadores internacionales, el alemán se queda con el holandés Edwin van der Sar. “Él era muy moderno, mucho más que Lehmann. Tenía otro nivel. Podía jugar con su pie izquierdo y derecho y salir del área para evitar centros”, recuerda. Tampoco se olvida de Oliver Kahn, de quien admiraba sus reflejos y su ambición. “Es como si tuviera diferentes entrenadores y me quedara con lo que creía mejor para mía - y así me convertí en lo que soy”.