Resumen

  • El lateral brasileño repasó en diálogo exclusivo con Bundesliga en Español sus máximos logros, recuerdos imborrables y su presente con el Bayern München.
  • Confesó que está preparado para suplir al capitán Philipp Lahm.
  • Reveló que ama la Bundesliga, su juego, sus estadios llenos y que lleva a Alemania en el corazón.

El talento del brasileño lleva seis temporadas derramado en los suelos de Múnich. Dice estar más preparado que nunca para tomar la titularidad y ser aún más líder en el vestuario. Él sabe de títulos y coronas y se confiesa un apasionado de la Bundesliga. Aquí nos cuenta detalles de su intensa vida futbolística junto a la camiseta roja de 'Los Bávaros'.

Bundesliga en Español: ¿Cómo evalúa la temporada que acaba?

Rafinha: Para mí fue buena, aunque no he jugado tanto como quisiera. he estadocompitiendo con uno de los mejores laterales derecho de la historia, Philipp Lahm. Él nunca baja de nivel, es campeón del mundo, de la UEFA Champions League, de todo. Sin duda, ha sido difícil para mí disputar con él la posición. Igualmente, esta temporada he tenido 28 partidos y además hemos ganado la Bundesliga. En lo personal, estoy feliz.     

Recientemente alcanzó una marca que pocos jugadores logran: 200 partidos con la camiseta del Bayern München

Una marca grande. Siempre lo digo, hacer 200 partidos en el Bayern en mi caso, con Philipp Lahm delante de mí, debería ganar un premio (risas). 

¿Ha tenido el lujo de tener tres grandes entrenadores: Jupp Heynckes, Pep Guardiola y ahora Carlo Ancelotti?

Es un privilegio muy grande. Es un lujo poder trabajar y aprender con hombres que ya conquistaron todo como jugadores y también como entrenadores. Es un placer disfrutar de sus enseñanzas. Agradezco todos los días poder estar jugando a un nivel alto y en un equipo tan fuerte como el Bayern München. Son ya seis años, con más de 15 títulos y eso ha demostrado que tengo las cualidades suficientes para estar con los mejores jugadores y entrenadores.

Rafinha ha disputado esta temporada 19 partidos de Bundesliga, 10 de ellos como titular. © DFL DEUTSCHE FUSSBALL LIGA / Thomas Niedermüller

¿Con qué técnico usted pudo explotar mejor su talento?

Siendo realista, el entrenador que más me cambió fue Pep Guardiola. Me enseñó muchas cosas y me dio confianza. En tres años con Guardiola, jugué más 120 partidos. Algunos pensaban que yo no iba a triunfar en el Bayern y cuando llegó Guardiola me dio la confianza que yo necesitaba y además, puso a Philipp Lahm en el mediocampo. Fueron tres años fantásticos y ganamos muchos títulos.            

Con el Bayern registra 23 asistencias directas de gol ¿Es su especialidad?

Esta temporada estoy muy contento porque llevo 6 o 7 asistencias. Yo no soy un jugador que marque goles (risas). Para eso nosotros tenemos delanteros y extremos muy fuertes y mi tarea es enviarles a mis compañeros buenos centros para que ellos justamente marquen. 

¿Qué nos puede decir de su reconocida cualidad anímica al interior del equipo?

Es un punto importante. Cuando llegué al Bayern München al principio pensaban que yo era un jugador muy rudo en el campo. Pero después fue cambiando y me decían que era simpático y yo hacía muchos chistes. Aquella relación fue creciendo más con el tiempo. Estoy muy contento por ser un líder en el camarín. Son muchos años en Alemania y es fundamental tener un buen ambiente en el equipo porque estamos todos los días juntos. Pasamos más tiempo acá (en la ciudad deportiva) que con nuestras familias.

VÍDEO: Rafinha se siente "feliz" en el FC Bayern München

¿Nos puede decir qué rol cumple lo anímico en un vestuario?

Tenemos que pensar que somos seres humanos y como todos tenemos problemas, pero cuando estamos en nuestro trabajo en el Bayern, debemos estar felices. Pero claro, es difícil mantener ese ambiente todos los días porque vivimos también bajo presión, tenemos que ganar siempre, no podemos equivocarnos. Por ello, personalmente procuro mantener un ambiente relajado. Me preocupo que todos estén contentos y si veo a alguien triste, me acerco y pregunto si puedo ayudar.

Por ejemplo, cuando no juego me mantengo anímicamente igual. Hablo con el entrenador y le pregunto la razón, pero en el camarín siempre mantengo el buen ambiente porque aquello contagia al resto del equipo. Para mi es importantísimo este punto.

¿Cuál partido nunca olvidará y se lo contará a sus nietos?

Son muchos partidos importantes. En el Bayern he vivido cosas buenas como el título de la Champions League en Wembley. También el Mundial de Clubes en Marruecos fue un momento inolvidable porque es un título muy importante en Sudamérica. Pero hubo un partido que recuerdo -que no fue final ni decisivo- que jugamos contra Manchester City y lo ganamos 3-1 y traspasamos la marca de los 1000 pases en la Champions. Fue un partido de un nivel muy alto frente a Agüero, Silva, Touré, Fernandinho y tantos jugadores fuertes. En el segundo tiempo controlamos ocho minutos la pelota y eso fue  histórico. Fue sin duda el partido que más disfruté y siempre cuando tengo tiempo lo veo en la casa.

Philipp Lahm ya no estará en la siguiente temporada ¿Está con ganas de ser

titular?

Esa es una decisión del entrenador, pero yo quiero jugar. Estoy en el Bayern München 6 años y tengo claro que he esperado mi momento. Siempre que entré, lo hice bien y mostré que tengo cualidades para jugar. Pienso que llegó mi momento y estoy preparado. Si no juego tendré que ver otros aires. Mi objetivo es jugar en el Bayern. La próxima será mi temporada y no veo a otro jugador en el lateral derecho que no sea yo.  

Todos los detalles de nuestro ESPECIAL: Rafinha, 200 partidos con Los Bávaros

© DFL DEUTSCHE FUSSBALL LIGA

¿Qué le entregan los jugadores latinoamericanos al fútbol alemán?

Una mezcla de todo. Los regates y la fantasía, ya que los jugadores latinoamericanos lo intentan un poco más. Pero también el ritmo. Nosotros, por nuestras características, somos jugadores que siempre estamos con buen ánimo y aquello aporta bastante a la Bundesliga. El alemán es un poco más tímido. En la cancha el jugador alemán es muy bueno, pero no busca tanto el uno contra uno y a los sudamericanos nos encanta. Aquello es una parte bonita del fútbol. 

Hace un tiempo goza de nacionalidad alemana…

Soy brasileño, pero Alemania está en mi corazón. Soy 60% brasileño y 40 alemán (risas). Son 13 años acá y este país ha hecho mucho por mí. Mi familia, mis hijas, mi madre a todos nos encanta Alemania. Solo puedo dar las gracias por lo que este país ha hecho por mí. 

Cinco temporadas con el Schake 04 y ahora seis con el Bayern München ¿Qué significa para usted la Bundesliga?

¡Me encanta! Me encanta esta liga. Es fascinante cuando llega el sábado y mirar todos los estadios llenos y la gente vestida con sus camisetas de los clubes acompañando a sus equipos. Es una liga que llevaré conmigo toda la vida. Yo amo el ambiente de la Bundesliga: la preparación, el juego, la disputa. Y cuando se gana y se sale campeón aún mejor. Un sentimiento que solo quien está dentro lo puede sentir. Es una de las ligas más fuerte de Europa. Estoy muy contento de ser parte de la historia de un club tan grande como el Bayern y también por poder disfrutar de la Bundesliga.