Charles Aránguiz se propuso venir a la Bundesliga, pero al llegar a ella, como parte del Bayer 04 Leverkusen, tuvo que esperar más tiempo del esperado para debutar en las canchas de Alemania pues el destino lo puso a prueba. Esta es la historia de una voluntad férrea.

La historia de Charles Aránguiz está escrita por el mejor guionista del fútbol: lo inesperado. Por ello, sabe de triunfos y laureles, pero también de arrojo y superación y de una madre, amante del fútbol, que lo guió desde pequeño hasta la cúspide del éxito futbolístico.

“Quiero ir al Leverkusen". Así de simple, así de claro. Aquella frase precisa y decidida -fiel reflejo de su fútbol- la pronunció Charles Aránguiz a los medios brasileños ad porta al cierre de su fichaje. No hubo medias tintas, ni misterios para el mediocentro chileno, ya que tenía puesta la vista fija en la Bundesliga y en el juego de Los Obreros.

Días después, precisamente el 13 de agosto de 2015, Rudi Völler, director deportivo del Bayer Leverkusen, daba al fin la noticia a los aficionados del club: "Tenemos al jugador que queríamos" y los aplausos no se hicieron esperar para dar la bienvenida al Príncipe Aránguiz. El club depositó mucha confianza en el mediocampista chileno.

Charles Aránguiz se convirtió en el segundo chileno en la historia del Bayer 04 Leverkusen tras Arturo Vidal.

Copa América, “Aránguiz el mejor”

El fichaje de Charles Aránguiz sin embargo no fue fácil para el club de la Bundesliga, ya que desde la Premier League pujaban fuertemente por el talento del mediocampista de La Roja. Precisamente, Aránguiz y sus compañeros de la selección chilena venían aquel verano de 2015 de ganar, por primera vez en la historia del fútbol chileno, la anhelada Copa América en una electrizante final ante la Argentina de Lionel Messi.

Charles Aránguiz fue el mejor jugador de la Copa América Jorge Sampaoli, ex DT de la selección chilena

Aunque La Roja chilena tenía entre sus filas a figuras internacionales comoArturo Vidal (quien acababa de firmar por el Bayern Múnich), Claudio Bravo o Alexis Sánchez, el juego y el despliegue demostrado por Aránguiz, primero en el Mundial de Brasil 2014 y posteriormente en la Copa América 2015, encendió las miradas y los deseos del mundo futbolístico europeo. Aquello quedó reflejado cuando el DT de Chile de la época, Jorge Sampaoli, confesó ante los medios latinoamericanos una frase que quedó instalada y ungió para siempre al ahora mediocentro delBayer 04 Leverkusen: “Charles Aránguiz fue el mejor jugador de la Copa América", sentenció el ex DT de La Roja una vez acabado el certamen continental.

El jugador del Bayer 04 Leverkusen fue el pilar de la selección chilena que conquistó su primera Copa América en 2015.

“Una gran llegada…”

Todo pintaba para que el mediocampista chileno -después de unos días de adaptación- realizara su debut soñado con la camiseta del conjunto obrero, pero el destino quiso que la historia tomara un rumbo distinto, duro y sacrificado. Sólo habían transcurrido algunos días tras la firma, cuando en un entrenamiento (20 de agosto) el “Príncipe” sufrió una de las peores lesiones que conoce un futbolista: rotura (total) del tendón de Aquiles en su pierna izquierda. “Fue una gran llegada”, señaló tiempo después el jugador chileno, entre risas, a Bundesliga en Español.

"Estábamos en el entrenamiento de la tarde y en una jugada en que el balón venía cayendo me hago para atrás con el pie izquierdo y fue como si hubiesen quebrado una tabla. Fue muy doloroso. Me atendieron inmediatamente". Así describió Aránguiz el momento preciso de su lesión aquel mes de agosto. Pero el ex campeón de América estaba en buenas manos, junto a un club que conoce muy bien la realidad e idiosincrasia latinoamericana. Por eso, el apoyo fue de inmediato, sin condiciones, tanto en los aspectos médicos como en lo anímico. La frustración por no poder ni siquiera jugar un minuto y el apoyo recibido por el conjunto de la Bundesliga lo explicó posteriormente el mismo jugador latino: “Lo más triste es que no alcancé a jugar, pero el club se portó un siete".

La operación y el camino al regreso

Al tratarse de una rotura total del tendón de Aquiles, la cirugía se llevó a cabo en una acreditada clínica suiza bajo el médico especialista, Bernhard Segesser, quien en su momento detalló el alcance de la intervención: “Una lesión como la del jugador chileno es muy delicada, sobre todo porque debimos recomponer el tendón de manera completa”, especificó el médico tratante tras la operación.

Además, el especialista suizo detalló un punto trascendental para la confianza de Charles Aránguiz y es que la cirugía se efectuó en presencia del médico principal delBayer 04 Leverkusen.

“Entiendo perfectamente la preocupación de los chilenos por la salud de Aránguiz.. Es una persona muy gentil" Médico Bernhard Segesser

La recuperación fue larga y de mucho trabajo y se realizó básicamente en las dependencias de la ciudad deportiva de Los Obreros que incluyó visitas del médico tratante con quien Aránguiz forjó una buena relación. “Entiendo perfectamente la preocupación de los chilenos por la salud de Aránguiz. Es una persona muy gentil", señaló el cirujano tras la visita en diciembre de 2015. El regreso del Príncipe a los entrenamientos con pelota no tuvo, por parte del club y del jugador, ni fecha exacta o plazo alguno. Desde la selección chilena deseaban que el mediocentro llegara a la decisiva fecha doble de marzo por las eliminatorias mundialista, pero fue el propio médico quien bajó las expectativas: “Es muy pronto para que juegue, pero tampoco es una opción que esté completamente excluida”.

Después de una larga espera, Aránguiz finalmente debutó en la recta final de la temporada 2015/16.

Finalmente, Aránguiz no viajó a Sudamérica, terminó su recuperación, recobró la confianza y el 1 de abril de 2016 (Fecha 28 anteVfL Wolfsburg) el chileno pisó por primera vez, con la camiseta del Bayer 04 Leverkusen, el gramado delBayArena, cerrando así una etapa difícil, pero que supo superar física y mentalmente. Y aunque solo quedaban seis fechas para el fin de la temporada, Aránguiz se matriculó con dos goles e igual número de asistencias, logrando los aplausos y la admiración por un debut ciertamente tardío, pero triunfal. Fue la victoria de la voluntad.

Su mamá, el primer DT de Aránguiz

Pero el oriundo de Puente Alto (Santiago de Chile) ha tenido un apoyo futbolístico incondicional y muy especial. Aquella persona se llama Mariana Sandoval, su madre. Los medios chilenos le llaman la “Sampaoli de Puente Alto”, ya que es DT amateur y dirigente histórica (más de 30 años) del club de barrio que vio nacer a su hijo: Nueva Esperanza. "Somos de una familia futbolizada y comenzó desde chiquitito a jugar. Yo era monitora deportiva, tenía talleres de fútbol y lo llevaba conmigo. A los 7 años ya empezó a jugar en el equipo", cuenta con orgullo la mamá de la estrella chilena.  

Ella jugó un rol muy importante en la formación del futbolista e incluso, y en contra de sus sentimientos, animó a su hijo a que partiera lejos de casa, con 15 años, al Cobreloa de Chile, al extremo norte del país muy cerca del desierto para que se curtiera futbolística y personalmente en la pampa chilena. Y aquel esfuerzo se vio recompensado con los años, en base a triunfos y copas. De seguro que aquella temprana experiencia le sirvió también al jugador del Leverkusen para salir airoso de la lesión que sufrió en Alemania.    

Pero la historia de esfuerzo y victorias del Príncipe Aránguiz no es solo orgullo de su madre y de su familia, sino que también de sus vecinos del barrio y de todo Puente Alto quienes decidieron, junto al municipio, nombrarlo entre bombos y platillos Hijo Ilustre. Y eso no fue todo, ya que una de las principales calles de la comuna lleva, desde 2015, grabada con letras blancas: “Avenida Charles Aránguiz Sandoval”. Aránguiz, simplemente, vive en el corazón del pueblo chileno.