Resumen

  • Los primeros latinoamericanos llegaron a la Bundesliga en los sesenta.
  • A partir de los noventa llegó una ola de talentos de habla hispana y portuguesa.
  • Jugadores como Arturo Vidal y Javier Chicharito Hernández están cimentando el prestigio de los latinoamericanos en la Bundesliga.

La Bundesliga tiene una relación relativamente nueva con el fútbol latinoamericano. Salvo algunos pioneros, no fue sino hasta finales de los ochenta cuando los clubes alemanes empezaron a importar regularmente talentos de habla hispana y portuguesa.

El primer latinoamericano en la Bundesliga fue el brasileño Zézé, quien llegó a Colonia en 1963 a bordo de un barco de vapor cargado de bananas y se fue al cabo de una temporada debido a una supuesta alergia a la nieve que le impidió brillar. El delantero disputó apenas 5 partidos con el 1. FC Köln y anotó un gol.

La difícil adaptación del ariete brasileño explica en parte por qué en las décadas siguientes pocos latinoamericanos pasaron por la Bundesliga. Los jugadores con nivel para emigrar preferían las ligas de Italia y España al tratarse de culturas más cercanas. Además, los clubes preferían utilizar sus limitadas plazas de extranjeros en jugadores de países cercanos que ofrecieran más garantías de adaptarse.

El Bayern München fue campeón apostando por los goles del colombiano Adolfo Valencia. © gettyimages / Beate Mueller/Bongarts

La internacionalización del fútbol europeo a finales de los ochenta y comienzos de los noventa, además del buen nivel de la selección alemana en ese periodo, convirtió a la Bundesliga en un destino más atractivo para jugadores principalmente argentinos y brasileños. Dunga, fichado por el VfB Stuttgart en 1993 y capitán de la selección brasileña campeona en el Mundial Estados Unidos 1994, fue uno de los nombres destacados de esta nueva ola. Adolfo El Tren Valencia, colombiano campeón con el FC Bayern München en la temporada 1993/94, fue otra de las nuevas apuestas del fútbol alemán.

En 1995, gracias a un fallo del Tribunal de Justicia de la Unión Europea, los jugadores europeos dejaron de ocupar plaza de extranjero en la Bundesliga y el resto de competencias del viejo continente. Esto significó aún más oportunidades para los latinoamericanos, ya que los clubes alemanes podían arriesgarse un poco más con nuevas nacionalidades. El brasileño Giovane Élber y el peruano Claudio Pizarro, quienes formaron una dupla letal en la delantera del Bayern, son los rostros más emblemáticos del continente americano en este periodo.

Giovane Élber y Claudio Pizarro son dos de los jugadores latinoamericanos más influyentes en la historia de la Bundesliga.

El nuevo milenio trajo una ola de nuevos jugadores de nacionalidades nunca antes vistas en la Bundesliga. La llegada de Arturo Vidal al Bayer 04 Leverkusen en 2007 y su actual paso por el FC Bayern München abrieron el camino para algunos de sus compañeros de la selección chilena como Charles Aránguiz (Leverkusen) y Eduardo Vargas (Hoffenheim). Juan Arango (Borussia Mönchengladbach) y Tomás Rincón (Hamburger SV) llegaron en 2009 y dejaron en alto al fútbol de Venezuela.

Los clubes alemanes siguen mirando hacia afuera para contratar a los mejores talentos y cada día son menos las barreras culturales que alejan a los jugadores de uno de los mejores campeonatos de Europa. La llegada del mexicano Javier Chicharito Hernández al Bayer 04 Leverkusen la pasada temporada fue una fuerte muestra del potencial que tiene la Bundesliga para atraer a los mejores talentos latinoamericanos.