Resumen

  • El Clásico traspasó las fronteras alemanas.
  • El debut goleador de Thomas Müller fue en Dortmund.
  • Oliver Kahn reflejó la intensidad de estos duelos.

Con motivo del Borussia Dortmund – FC Bayern München de este fin de semana, Bundesliga en Español repasa cinco de los partidos que ayudaron a que este enfrentamiento se haya convertido no solo en el el Clásico alemán por excelencia, sino en uno de los más importantes de Europa.

Gol cantado que acabó en fallo histórico

Frank Mill protagonizó el error más recordado en toda la historia de la liga alemana. Sucedió durante la visita del Borussia Dortmund al Olímpico de Múnich el 9 de agosto de 1986. Aún nadie puede explicarse cómo aquel balón no terminó besando las redes después de que el delantero del Borussia regateara al arquero del Bayern Jean-Marie Pfaff. Mill encaró a placer la vacía puerta muniquesa pero estrelló su remate contra la madera pese a encontrarse a solo dos metros de la línea de gol.  El duelo acabó en tablas (2-2), pero aquella tarde el marcador fue lo de menos.

Karate Kahn

Con idéntico resultado finalizó el Borussia – Bayern del 3 de abril de 1999. Un intenso choque, nunca mejor dicho, que quedó grabado en la memoria colectiva por la actuación de Oliver Kahn. El arquero del Bayern hizo gala de su carácter y tuvo sus más y sus menos con casi todos los jugadores del Borussia. A Heiko Herrlich intentó morderle durante un encontronazo, y en una salida a destiempo estuvo apunto de tumbar a Stephane Chapuisat con una acción más propia de deportes de lucha. Por si fuera poco Kahn logró atajar una pena máxima y asegurar así un punto para los suyos.  

Robben falló un penalti en abril del 2012 ante el BVB que pasó a la historia. © gettyimages / Martin Rose

Emerge Müller

Más goles y espectáculo tuvo Der Klassiker jugado el 12 de septiembre de 2009 en el Signal Iduna Park. El Bayern de Louis van Gaal goleó a su máximo rival 1-5 con los dos primeros tantos de un, por entonces, desconocido Thomas Müller. El canterano dejó su sello en el mejor escenario posible con un doblete y mucho desparpajo. Era solo el inicio de su meteórico escalada a la cima futbolística mundial.   

El penalti de Robben

Uno de los clásicos más emocionantes y decisivos de la historia fue el disputado el 11 de abril de 2012 en Dortmund. El partido tuvo carácter de final porque ambas escuadras habían mantenido una espectacular lucha por el primer puesto durante la temporada. Robert Lewandowski, aún en el Borussia, hizo con el tacón el único tanto del partido que dejó el título liguero en bandeja al club negroamarillo. Arjen Robben pudo cambiar el curso de la historia pero erró un penalti y envió a las nubes una ocasión clarísima en los instantes finales.

Mr.Wembley

La rivalidad entre Borussia y Bayern traspasó las fronteras de Alemania el 25 de mayo de 2013, cuando ambos conjuntos midieron sus fuerzas en la gran final de la Champions League en el colosal estadio de Wembley. Mandzukic golpeó primero para el Bayern, pero Ikay Gündogan empató de penalti en la segunda mitad. Todo parecía indicar que el campeón se decidiría en la prórroga, pero en el minuto 89 apareció Arjen Robben. El holandés controló un pase de Franck Ribéry y batió a Roman Weidenfeller con mucha clase . La orejona puso rumbo a Múnich y Arjen Robben fue bautizado por la hinchada bávara como “Mr.Wembley”.