Resumen

  • Aránguiz es el eje del mediocampo chileno.
  • La semifinal de la Copa América Centenario fue uno de los mejores partidos de su carrera.
  • En la final del torneo continental, fue líder en la recuperación de balones.

La selección de Chile alzó su segundo título internacional, la Copa América Centenario, gracias a un buen trabajo en conjunto y a las actuaciones destacadas de sus referentes en la Bundesliga.

Bundesliga en Español siguió con atención el desempeño de Charles Aránguiz, volante del Bayer 04 Leverkusen y recopiló sus momentos más destacados.

El pase fijo

Aránguiz tuvo un papel defensivo en el traspié de Chile frente a Argentina en el debut (derrota 2.1). El asedio de la albiceleste al arco chileno obligó al volante a cometer cuatro faltas y dejar la responsabilidad creativa en los pies de Marcelo Díaz. Al minuto 82 fue reemplazado por Juan Pedro Fuenzalida para refrescar la línea de contención. Esta fue la única vez que Aránguiz salió al cambio en toda la Copa América Centenario.

En el partido frente a Bolivia, Chile pudo desarrollar más su fútbol, permitiendo a los volantes más participación en la creación de juego. Aránguiz fue el jugador con más recuperaciones del equipo (7), y conectó 64 pases de los que apenas falló cuatro; una eficacia del 94%. Chile venció 2:0 con goles de Arturo Vidal.

Frente a Panamá, Aránguiz fue de nuevo un pilar en la transición. Seis recuperaciones y una eficacia del 97% en pases ayudaron a La Roja a llegar con autoridad a octavos de final tras sellar una victoria 4:2.

Aránguiz tuvo una de las mejores noches de su carrera en la semifinal contra Colombia, abriendo el marcador y llevándose el premio al jugador del partido. © gettyimages / Jonathan Daniel

Momentos clave

La aplastante victoria 7:0 sobre México significó poco trabajo para la línea de contención y Aránguiz participó más en las labores ofensivas. En el minuto 16, el volante se animó a rematar desde lejos, generando un rebote que Edson Puch aprovechó para convertir el primer gol del encuentro.

La mejor participación individual de Aránguiz fue en la semifinal contra Colombia. En el minuto 7, el mediocampista del Leverkusen se vistió de centrodelantero y recibió en el área chica una habilitación de cabeza de Alexis Sánchez que acabó en gol. Una anotación de Fuenzalida amplió la ventaja poco después y Chile mantuvo su ventaja el resto del partido. Aránguiz fue nombrado jugador del partido.

La férrea marca a Lio Messi en la final fue una de las claves del título de Chile. © gettyimages / Mike Stobe

Marcar, marcar, marcar

La final entre Argentina y Chile será recordada como una de las grandes frustraciones en la carrera de Lionel Messi. Uno de los principales responsables de esa desilusión es sin duda Aránguiz. El juego de La Roja se centró en rodear y aislar al astro argentino, que al buscar el uno contra uno con frecuencia forzó muchas faltas y la expulsión temprana del volante chileno Marcelo Díaz.

Esto significó una duplicación de labores para el mediocampo de Chile. Aránguiz lideró de nuevo al equipo en recuperaciones con 13. A pesar de la intensa labor defensiva, el volante del Leverkusen no vio la tarjeta amarilla hasta el minuto 69. En la definición por penales, El Príncipe remató fuerte y pegado al palo izquierdo, dejando parado al portero Sergio Romero.