El futbolista mexicano de Eintracht Frankfurt hace de su cuerpo un pergamino con sus creencias más profundas. Carlos Salcedo en estado puro.

Su intensa fe da para escribir un rato. Literalmente. El mexicano recoge en su costado izquierdo un poema religioso de Santa Teresa de Jesús: “Nada te turbe, nada te espante, todo se pasa, Dios no se muda. La paciencia todo lo alcanza, quien a Dios tiene nada le falta. Sólo Dios basta”.

Un tatuaje que siempre acaricia antes de saltar al campo, además de hacer la señal de la cruz.

>>> ESPECIAL: Descubra los tatuajes de los jugadores de la Bundesliga