El Stuttgart saltó al césped del Signal Iduna Park sin complejos y con la sensación de tener poco que perder tras su fantástica racha de ocho partidos sin conocer la derrota. El BVB, por su parte, comenzó el encuentro de forma dubitativa tras volver a casa después de la goleada recibida en Der Klassiker.

De esta forma, a mediados de la primera mitad, llegaría la primera ocasión clara del encuentro. El remate de cabeza de Mario Gómez acabó besando el palo derecho de la portería de Roman Bürki. Poco después, una jugada trenzada en la banda derecha del ataque del BVB, acabó con un centro envenenado de Christian Pulisic que se convirtió en el primer disparo entre los tres palos del partido, y en el primer gol del mismo. Cuarto tanto del joven futbolista estadounidense esta temporada. No tocó en nadie. Ron-Robert Zieler, portero del Stuttgart, solo pudo mostrar su asombro.

¡Así está la Fecha 29 al completo!

Tras el descanso, Los Negriamarillos volvieron a golpear. Una magnífica triangulación entre Michy Batshuayi y Nuri Sahin finalizó con asistencia del centrocampista alemán en el séptimo tanto del internacional belga desde que llegara a Dortmund. 2-0. En el minuto 59, sentenció el BVB. A la contra, los de Peter Stöger se mostraron más acertados en ataque y fue así como Maximiliam Philipp dibujó el 3-0 en el electrónico. El Stuttgart, desbordado con la velocidad ofensiva del cuadro local. El partido aún nos regalaría un momento histórico antes de finalizar. El debut de Sergio Gómez en la Bundesliga. El latino más joven en debutar en la máxima competición alemana.