Resumen

  • Carlo Ancelotti ha introducido pocas novedades tácticas respecto a la pasada temporada.
  • James Rodríguez está llamado a ser un elemento decisivo para el juego de "Los Bávaros".
  • En ataque, Robben y Ribéry deben elevar su cuota de protagonismo.

El FC Bayern München afronta una nueva temporada cargada de retos y la pizarra de Carlo Ancelotti vuelve a ser protagonista. ¿A qué juegan "Los Bávaros"? ¿Sigue Ancelotti apostando por la libertad táctica de sus jugadores? ¿Qué papel jugará James Rodríguez? Bundesliga en Español analiza los entresijos del sistema de juego del campeón alemán.

En su presentación como técnico del FC Bayern München, en julio de 2016, Carlo Ancelotti fue tajante: "No estoy aquí para hacer ninguna revolución. El trabajo de Pep Guardiola fue fantástico y me gustaría seguir su estilo. No creo que vaya a cambiar mucho". Toda una declaración de intenciones que se ha visto reflejada en el campo, donde el Bayern de Ancelotti sigue acaparando la posesión, al igual que hacía el equipo de Guardiola, pero con algunos matices tácticos que le diferencian, a grandes rasgos, del conjunto que dirigió el hoy técnico del Manchester City.

Para ver: Así fue la táctica del primer Bayern campeón de Carlo Ancelotti

El principal cambio ha estado en el dibujo sobre la cancha. El Bayern de Guardiola formaba, como regla general, con un nada estático 4-3-3, ya que en el Allianz Arena no era difícil ver atacar al equipo del español con defensa de tres y hasta con casi cinco atacantes. Carlo Ancelotti, más prudente, optó por el 4-2-3-1, aunque alternando en ocasiones con el 4-3-3 en función de los futbolistas que estuviesen sobre el verde. "Jugaremos al ataque, que es el fútbol que me encanta, pero hará falta respetar las características de lo jugadores", dijo también Ancelotti en su primer día como técnico de Los Bávaros. Y no mintió.

Los de Ancelotti siguieron siendo un equipo ofensivo, como lo era de Guardiola, pero bajo premisas distintas. Si para el español el orden táctico (o caos organizado) lo era todo, para el italiano todo se basa en la libertad táctica de sus pupilos para determinar la mejor opción en cada momento del juego. Sin ataduras ni corsés. Otro aspecto, no menos importante, está en la función de los extremos. Para Guardiola eran los encargados de abrir el juego por los costados, pero para Ancelotti esa responsabilidad recae en los laterales. Pero profundizaremos en ello más adelante.

Carlo Ancelotti sigue pensando en la mejor manera de hacer imbatible al Bayern. © DFL DEUTSCHE FUSSBALL LIGA / Simon Hofmann

El Bayern de Ancelotti 2.0

Hechas las matizaciones sobre los fundamentos del Bayern de Ancelotti, toca hablar de las diferencias que se están viendo entre la primera versión y la segunda. En cuanto al sistema, poca novedad respecto a lo mencionado anteriormente. Ancelotti, en función de los futbolistas empleados, ha variado entre el 4-2-3-1 y el 4-3-3 en los partidos disputados de la presente temporada, con matices más relacionados con lo individual que con lo colectivo.

Ante Bayer 04 Leverkusen, en el partido inaugural del campeonato, Sebastian Rudy ejerció como volante de salida, acompañado de Corentin Tolisso y Arturo Vidal, que jugaron por delante. Una semana más tarde, de visita ante SV Werder Bremen, Vidal y Tolisso actuaron en el doble pivote y el español Thiago Alcántara se situó como mediapunta, posición donde la pasada temporada brilló con luz propia de la mano de Ancelotti.

Especial Thiago: Reviva su camino al estrellato en Múnich

En la primera derrota de Los Bávaros esta temporada, ante TSG 1899 Hoffenheim, Ancelotti volvió a Rudy para darle la manija por delante de los dos centrales. Tolisso y Thiago fueron los volantes ofensivos en esta ocasión, siempre con libertad para bajar a recibir. Nada novedoso si no fuese por la aparición, en aquel duelo ante los de Julian Nagelsmann, de James Rodríguez, el futbolista llamado a darle una vuelta al esquema del veterano técnico italiano.

El colombiano James Rodríguez ya empieza a hacerse notar en el sistema de juego del Bayern. © gettyimages / Grimm / Bongarts

El factor James

El regreso de James supone todo un dilema para Carlo Ancelotti. El colombiano, que ha dejado claro en infinidad de ocasiones que puede jugar tanto de mediapunta como en la derecha o en la izquierda, debe ser una pieza clave en el devenir táctico de Los Bávaros esta temporada. Ante el RSC Anderlecht, James se movió por todo el ataque, actuando unas veces de volante izquierdo, otras de volante derecho e incluso apareciendo al lado de Lewandowski en posiciones de remate.

Para leer: Así fue el debut como titular de James Rodríguez con el Bayern

El partido ante el campeón belga dio pistas claras sobre lo que puede ser el encaje de James en el esquema de Ancelotti, y no deben pasarse por alto. Otra aspecto al que da mucha importancia el italiano son las sociedades sobre el campo. Debido a la movilidad permanente de los mediocampistas, y que los extremos suelen aparecer por dentro para permitir la profundidad de los laterales, jugadores como James son una bendición dentro de la libertad creativa que otorga Ancelotti.

La eclosión de Joshua Kimmich ha sido una de las grandes noticias del Bayern en los últimos dos años. © DFL DEUTSCHE FUSSBALL LIGA

Balón parado y laterales omnipresentes

Si entramos al detalle sobre aspectos tácticos y de juego, al margen de los ya comentados, que se deben tener en cuenta sobre el Bayern de Ancelotti, uno de ellos sería el de las jugadas a balón parado, donde también cobra especial protagonismo James Rodríguez. El colombiano tiene un guante en su pierna izquierda y tardó poco en demostrarlo. Ante el Hoffenheim, Javi Martínez a punto estuvo de convertir de cabeza en gol el primer saque de falta que botó la estrella cafetera. Ya sea en lanzamientos directos, centros laterales o saques de esquina, James puede ser un elemento decisivo en este tipo de jugadas, tan poco comentadas pero que suelen ser decisivas en momentos de gran trascendencia.

También Rudy, y su conexión con Niklas Süle, ha dado frutos ya en esta faceta. El gol que abrió la temporada llegó tras un centro del primero y remate de cabeza del segundo. También el segundo tanto vino precedido de un saque de esquina, en esta ocasión botado por Joshua Kimmich, uno de los futbolistas más en forma del Bayern en estos momentos.

Para leer: Kimmich, mucho más que el heredero de Lahm

El joven internacional alemán, que la pasada temporada inició de manera espectacular en el puesto de volante ofensivo, anotando siete goles en sus primeros nueve partidos oficiales, es la energía personificada. En las primeras cuatro fechas del campeonato fue el jugador con mayor promedio de distancia recorrida de su equipo (más de 12 km por encuentro). Pero Kimmich es mucho más. Su calidad en el pase es todo un aporte tras el adiós de Philipp Lahm. Largos, cortos, tensos, rasos. Todo un catálogo de toques al servicio del Bayern. Su recital ante el 1. Mainz 05, con tres asistencias, puso de manifiesto la influencia que tiene actualmente en el sistema de juego de Ancelotti.

En la izquierda, debido a la lesión de David Alaba, Rafinha ha emergido como un relevo de garantías en una posición que no es la suya, liderando a su equipo en mayor número de pases completados ante Hoffenheim (80, nueve más que Thiago) y Anderlecht. Aunque en ataque, a diferencia de Kimmich o Alaba, el brasileño suele ser más comedido en sus subidas, recayendo todo la responsabilidad a la hora de profundizar en los hombros de Kimmich.

Robert Lewandowski sigue siendo el arma más letal del Bayern de Ancelotti, ¿pero quizás la única en estos momentos? © gettyimages

¿Dependencia de Lewandowski y la Robbery?

Entre los aspectos menos positivos del juego del Bayern se encuentra quizás la excesiva dependencia de los goles de Robert Lewandowski y la aportación de Arjen Robben y Franck Ribéry. Los tres son casi inamovibles para Carlo Ancelotti y de su acierto de cara a portería radica gran parte de las esperanzas de éxito del equipo esta temporada. En las primeras cuatro fechas de la Bundesliga, el delantero polaco sumó el mayor número de disparos al arco rival (15), anotando cinco (uno desde el punto de penal).

Echando un vistazo a la estadística general, el Bayern es el equipo que más ocasiones claras ha generado en las cuatro primeras fechas (12) pero también el que más ha desperdiciado (9). Ante el Mainz, los muniqueses fallaron infinidad de oportunidades, algunas incluso a escasos metros de la línea de gol. Así mismo, ninguna delantera dispara más a portería que la de Los Bávaros (36 tiros), aunque solo se ha traducido en seis goles: los cinco de Lewandowski y uno de Robben. El holandés y Müller tuvieron que esperar hasta la Fecha 4 para inaugurar su casillero de dianas.

Esa será sin duda la tarea a mejorar en el juego del Bayern. Ante el Hoffenheim, a pesar de dominar ampliamente la posesión (es el tercer equipo con mayor posesión del campeonato) y de tirar 13 veces más a portería, no fueron capaces de anotar un solo gol y eso que jugaron los últimos doce minutos con Thiago, Tolisso, Coman, James, Robben, Ribéry y Lewandowski. El Bayern de Ancelotti 2.0 no es perfecto, ya faltaría, pero tiene mimbres suficientes para acabar metiendo mucho miedo tanto en Alemania como en Europa.

¿Acepta el reto? Pinche aquí y demuestre cuánto sabe sobre el FC Bayern München