Resumen

  • El juvenil del Bayer 04 Leverkusen debutó esta temporada en la Fecha 7 ante el SV Werder Bremen.
  • Poco a poco fue acumulando minutos hasta convertirse en titular.
  • Con apenas 17 años, le espera un gran futuro.

El presente del Bayer 04 Leverkusen pasa por los goles de Chicharito Hernández, pero el futuro del cuadro obrero está en los pies de un espigado alemán de 17 años que se ha acomodado a la élite sin mayores problemas: Kai Havertz.

Havertz se incorporó con apenas 10 años a la cantera del Bayer 04 Leverkusen, donde pudo demostrar su calidad jugando siempre con chicos de edad más avanzada. La temporada pasada, el alemán fue clave en la conquista de la Bundesliga Sub-17 con Los Obreros anotando 20 goles y entregando nueve asistencias, incluyendo un tanto en la final del torneo. Su buena pegada y su estatura de 1,86 m llamaron la atención del primer equipo.

En agosto de 2016, el joven talento firmó su primer contrato profesional y se incorporó a la plantilla junto a Chicharito Hernández y Charles Aránguiz. Curiosamente, su debut se dio reemplazando al mediocampista chileno en la Fecha 7 ante el SV Werder Bremen. A partir de ahí, el juvenil empezó a gozar de más minutos paulatinamente hasta consolidarse como un regular en las alineaciones del Leverkusen.

Havertz se ha consolidado como un gran acompañante en el ataque obrero junto a Chicharito Hernández. © siwe

El acompañante ideal

Desde su debut, Havertz probó con varias posiciones hasta encontrar su rol definitivo en el once obrero: el de segundo delantero. Su estatura le permite recibir balones largos con facilidad y su vocación de mediocampista es evidente en su gran visión de juego y buen pase. Estas cualidades han resultado en cuatro asistencias, incluyendo el pase que permitió a Karim Bellarabi anotar el gol 50.000 en la historia de la Bundesliga esta temporada.

Havertz ya es todo un profesional consumado a pesar de no haber terminado aún el colegio. El nuevo socio de Chicharito debe combinar el entrenamiento y los viajes a los mejores estadios de Europa sin descuidar sus estudios. De hecho, el jugador se perdió la vuelta de los octavos de final de Champions League a causa de sus exámenes, demostrando el compromiso del club con la formación integral de su más brillante perla.

Vea aquí cómo Kai Havertz habilita a Bellarabi y Chicharito en el histórico partido del gol 50.000.