Resumen

  • Su versatilidad lo ha hecho clave en el FC Bayern München.
  • Despuntó junto al Bayer 04 Leverkusen, su primer equipo alemán.
  • Con el Bayern ha tenido más contundencia ofensiva.

El mediocampista chileno es un inamovible de la titularidad del FC Bayern München, así como lo fue también en sus días junto al Bayer 04 Leverkusen. Repasamos el balance que ha dejado Arturo Vidal con Los Bávaros y Los Obreros.

La calidad de Arturo Vidal no es un aspecto que pueda ponerse en discusión. Cada partido que disputa, lo hace como si de él dependiera ganarlo. El compromiso con el equipo es una de sus grandes ventajas, pero no la única.

Un jugador versátil

La polivalencia es un atributo que suma a la calidad de un jugador de fútbol, y de eso tiene de sobra Vidal. En el FC Bayern München suele jugar en el centro del campo, recuperando balones y distribuyéndolos a sus compañeros de la línea ofensiva. Pero no conforme con esto, el chileno también sabe sumarse a la vanguardia y disparar al arco.

Con Los Bávaros, Vidal ha anotado cinco goles en 39 partidos de Bundesliga. Si a esto se le suman los 6 tantos anotados y 20 asistencias con el Bayer Leverkusen en 117 juegos de liga, se aprecia mejor su participación en el ataque de su equipo, sea cual sea.

Pero el apoyo a sus compañeros no sólo se limita a producir goles, sino también a evitarlos. En su paso por Los Obreros, el chileno llegó a disputar varios partidos como lateral defensivo, tanto por la izquierda como por la derecha. Aprovechando su velocidad y garra, Leverkusen empleó a Vidal en un sinnúmero de posiciones, algo que con el uniforme del Bayern München también ha hecho.

La diferencia está en los títulos

En su período como miembro del Leverkusen, Vidal no pudo alzar ningún trofeo. Se despidió del BayArena como subcampeón de la Bundesliga en el 2011, mientras que en la Copa Alemana también quedó de segundo, en el 2009 cuando cayeron derrotados por 0-1 ante el Werder Bremen.

El chileno defendió los colores del Leverkusen de 2007 a 2011. © gettyimages

Desde que partió del Bayer 04, Arturo Vidal no ha pasado un solo año sin celebrar un campeonato. Llegó a Italia, a jugar con la Juventus, con quienes festejó un total de cuatro títulos consecutivos. Acto seguido firmó con el FC Bayern München en la temporada 2015/16, en la que ganaría su primera Bundesliga y su quinta liga al hilo.

La carrera de Arturo Vidal ha tenido dos grandes períodos en el fútbol alemán, un lugar que evidentemente le sienta bien. Tanto para el Bayer Leverkusen como para el Bayern München, el chileno ha podido convertirse en una figura primordial en la escuadra. En vísperas de un reencuentro con Los Obreros, seguramente intentará demostrar de qué está hecho y de crearle algo de nostalgia a su afición.