James Rodríguez ha demostrado ser una estrella mundial en su primer año en la Bundesliga. El centrocampista colombiano está siendo fundamental en la exitosa temporada del FC Bayern. Su contribución al equipo es determinante. Analizamos las virtudes del futbolista cafetero.

Ver tocar a James Rodríguez el balón es una delicia para la vista. Su capacidad para acariciar el esférico, su visión de juego, su determinación en el pase o su efectividad en el disparo, son algunas de las características de su fútbol. Las analizamos al detalle.

Heynckes le garantiza la titularidad a James

Velocidad de ejecución

Cuando James recibe, ya sabe las variantes que tiene en su siguiente pase. Los dos toques que necesita son fundamentales para acomodar su cuerpo y el balón. Su mente ya piensa en las diferentes posibilidades que tiene para ejecutar su asistencia. La tercera vez que se pone en contacto con el mayor protagonista del fútbol, es para romper líneas. Todo ello, en el menor espacio de tiempo posible. La precisión hace el resto.

ANÁLISIS >> El Bayern del triplete Vs el Bayern de James

Visión de juego y creatividad para finalizar la jugada © DFL DEUTSCHE FUSSBALL LIGA / Johannes Simon

Precisión de cirujano

Para ser determinante hay que ser preciso. Ser inteligente sobre el terreno de juego no es suficiente. No basta con tener facultades tácticas. También hay que ser resolutivo técnicamente. James Rodríguez lo es. Sus botas son un guante. Sabe dónde quiere llevar el balón, y lo hace. Busca al compañero y éste, sabe que el colombiano le corresponderá.

Las subidas por banda de David Alaba o Joshua Kimmich son idóneas para un pase en largo con la minuciosidad que lo hace James. Los desmarques de Franck Ribéry, Arjen Robben o Kingsley Coman buscan siempre la conexión con el cafetero.

Libertad entre líneas

Desde la llegada de Jupp Heynckes, James Rodríguez está situándose en una zona más retrasada sobre el terreno de juego. Aún así, al tener a Javi Martínez como escolta, el internacional colombiano disfruta de libertad en su juego, de forma que lo vemos asiduamente ocupando una posición privilegiada entre las líneas defensivas del rival. Ahí, James Rodríguez tiene el espacio y el tiempo necesario para buscar un socio en ataque. Los movimientos de Thomas Müller, Robert Lewandowski y compañía hacen el resto.

AL DETALLE >> El Bayern de los centrocampistas

Arturo Vidal se ha convertido en uno de sus mejores socios dentro y fuera del terreno de juego © imago

Complicidad con los latinos

Para entenderse sobre el terreno de juego, hay que hacerlo también fuera de él. James Rodríguez tiene a los socios perfectos cuando juega con Arturo Vidal y Thiago Alcántara. Los tres interpretan el fútbol de la misma manera. Los tres perciben lo que quieren sus compañeros cuando no tienen el balón en su poder. El trío de los latinos siempre está preparado para crear fútbol en Múnich.