Resumen

  • Se cumplen tres años desde el título mundial de Alemania en Brasil.
  • Mario Götze fue el autor del memorable gol que hizo a la Mannschaft tetracampeona.
  • La Bundesliga fue la encargada de producir a una generación dorada.

El 13 de julio del 2014 será una fecha por siempre recordada en el fútbol alemán. La cuarta Copa del Mundo fue conseguida tras un duro encuentro contra Argentina, un rival histórico de los eventuales ganadores.

Desde las canteras alemanas surgió una generación de jugadores destinada a demostrar qué era capaz de producir la Bundesliga. Hace exactamente tres años, once jugadores de la liga local se consagraron como la cuarta selección alemana en ganar una Copa del Mundo. El reto era difícil. Consagrarse en el país que muchos denominan como el hogar adoptivo del fútbol, y tener que hacerlo batiendo a las dos selecciones de mayor peso histórico en Sudamérica, como lo son el anfitrión Brasil y Argentina.

Jugadores provenientes de todas las canteras de la Bundesliga formaron parte de una plantilla de 23 seleccionados que supo ponerse en el mapa, haciendo un torneo pulcro, en el que a lo largo del evento hubo actuaciones memorables de parte de cada pieza de la plantilla.

Conozca a Ousmane Dembele, una de las promesas de la Bundesliga.

Fue hace tres años exactos que se consiguió el objetivo que tanto eludió a la Mannschaft desde 1990: coronarse como campeones del mundo. Lo hicieron, además, de la forma más alemana posible. Con la plantilla más joven de todo el certamen, fueron también una máquina al momento de atinar al arco rival.

Todo termino con angustia, tras obligarse una prórroga entre los finalistas. Pero con poco menos de diez minutos por restar, una de las promesas del fútbol alemán del momento, Mario Götze, recibió un pase complicado de controlar, pero que el mediocampista ofensivo no tuvo ni que pestañear para bajar el balón con el pecho, y mandarla al fondo del arco sin que tocara el suelo. Una verdadera joya.

James Rodríguez se une al fútbol campeón del mundo. Así fue su recepción.