Resumen

  • El técnico del Borussia Mönchengladbach no ha perdido nunca contra Pep Guardiola.
  • Ambos adiestradores se vuelven a encontrar en la Champions League.
  • Schubert es uno de los cuatro técnicos a los que Guardiola aún no ha podido derrotar.

El Borussia Mönchengladbach se volverá a medir con el Manchester City por segunda ocasión en la fase de grupos de la Champions League. Y en los banquillos de ambos elencos estarán dos viejos conocidos, André Schubert con el cuadro alemán y el ex técnico del FC Bayern München Pep Guardiola.

El actual técnico de Los Potros es uno de los cuatro adiestradores a los que, hasta ahora, no ha podido derrotar el anterior estratega del FC Bayern München. Schubert, quien asumió las riendas del Gladbach la pasada temporada y se suma a esa exclusiva lista compuesta por Carlo Ancelotti, Roberto Di Matteo  y Guus Hiddink.

Dos encuentros vibrantes

En la Fecha 15 de la pasada temporada en Bundesliga, el cuadro blanquinegro acabó con un invicto de más de medio año que tenía el Bayern de Guardiola. Ese día los locales dispararon 13 veces al área, pero los Rojos complicaron con 22 tiros al arco. La efectividad estuvo a la orden del día para un urgido Schubert, que celebró  los goles de Oscar Wendt (minuto 54), Lars Stindl (minuto 66) y Fabian Johnson (minuto 68). Descontó Franck Ribery (minuto 81).

Otra curiosidad: En los 99 partidos previos, Guardiola cambió, al menos, a algún jugador en su once inicial. Aquel día en Mönchengladbach, repitió el esquema por primera vez.

Las cosas no fueron distintas cuando Los Potros le devolvieron la visita a los bávaros en München. Si el FC Bayern München se imponía ese día, aseguraba el título. Era, además, el partido 100 de Guardiola en el banquillo local. Pero de nuevo, Schubert y los suyos se interpusieron (1:1). El empate los obligó a esperar una fecha más para festejar la Bundesliga.

Y quedó la anécdota de Schubert, admirador de Guardiola, quien le esperó para saludarlo a la salida del túnel en el Allianz Arena. Pep, distraído, pasó de largo. Pero al percatarse, volvió en sus pasos, buscó a Schubert y lo abrazó efusivamente ofreciéndole disculpas.

En ambas ocasiones contra el Borussia Mönchengladbach, Guardiola mantuvo intacto su 4-3-3 tipo. Schubert supo contrarrestarlo de manera eficaz. © gettyimages / Lennart Preiss