Resumen

  • Grafite le anotó un gol de taquito al FC Bayern München en abril, 2009.
  • Fue el quinto gol del VfL Wolfsburg, en la máxima goleada contra el Bayern.
  • Ganar ese partido de la Fecha 26 fue vital para conseguir el campeonato.

El 4 de abril del 2009 es una fecha que el VfL Wolfsburg no olvidará. Fue el día en que Los Lobos vencieron 5-1 al FC Bayern München, con dos goles del brasileño Grafite.

La Fecha 26 de la temporada 2008/09 fue una sumamente especial para el VfL Wolfsburg. Llegaban con 48 puntos, uno por detrás del líder, Hertha Berlin, y empatado con el FC Bayern München y el Hamburger SV. Era turno de recibir a Los Bávaros en lo que podía ser un partido que definiera su temporada.

Tras un primer tiempo que culminó en empate a un gol, Los Lobos salieron a buscar la victoria, y los tres puntos de ventaja sobre el Bayern que ganar les daría. La diferencia la haría una de las duplas ofensivas más contundentes en años recientes de la Bundesliga, Edin Dzeko y Grafite.

A mediados de la segunda mitad cayó el primer doblete de la noche en un lapso de tres minutos. El bosnio adelantó y aumentó la ventaja a favor del Wolfsburg. Pero la magia estaba por venir.

Grafite (centro) se daba la vuelta para rematar con el talón, dejando a Andreas Ottl (izq.) y Breno (dcha.) descolocados.

El Show de Grafite

Entre los minutos 74 y 77,  el delantero brasileño Grafite se convertiría en un mito dentro de la afición de Los Lobos. No sólo es que le anotó el cuarto gol en la ya más abultada victoria del Wolfsburg contra el Bayern, sino que cerró la noche con una verdadera obra de arte.

Para finalizar una noche mágica en el Volkswagen Arena, Grafite anotó el quinto gol del partido, tras una jugada individual del más alto calibre, definiendo con un taquito. Corriendo por detrás de la portería, el brasileño se encontró con sus compañeros de equipo que celebraban el gol junto a un estadio ensordecedor.

Ocho fechas más tarde, el VfL Wolfsburg cerraría la temporada como campeones de la Bundesliga por primera vez en la historia. A pesar de venir metidos de lleno en la pelea por el título, fue en este 5-1 contra el Bayern München que tanto jugadores como prensa y afición se dieron cuenta que podían ganar la liga.