Mario Götze ha tenido un regreso lleno de altibajos al Borussia Dortmund. Luego de regresar al club donde se formó, un extraño desorden metabólico frenó su integración al once titular y lo mantuvo fuera hasta el inicio de la presente campaña.

El complicado diagnóstico de Mario Götze fue un duro golpe para el astro alemán. No solo tuvo que dejar lo que más le gusta durante meses, sino que debió luchar contra algo más difuso y difícil de tratar que una lesión específica, como una torcedura o un esguince. Los doctores lo observaron durante meses y, a pesar de que Götze puede volver a jugar, el desorden metabólico lo acompañará para toda la vida.

Las primeras dos fechas con el Borussia Dortmund han sido una fiel prueba de que Mario Götze no se deja vencer. El número 10 negriamarillo está mostrando destellos de aquel atrevido joven que deslumbró al planeta fútbol cuando irrumpió en la Bundesliga bajo el mando de Jürgen Klopp y de aquel héroe que puso el pecho para levantar la Copa del Mundo cuando su país más lo necesitó. Götze está feliz, se siente cómo y disfruta mucho con el sistema que propone su nuevo técnico, el holandés Peter Bosz.

Así de cómodo se siente Mario Götze en el esquema de Peter Bosz: