Gol, asistencia y su portería a cero; el balance no podía ser más positivo para Joshua Kimmich en la victoria de este martes del FC Bayern por 3-0 ante el Anderlecht. Y es que el talento de este joven abarca mucho más que su ya de por si loable polivalencia.

Versatibilidad y experiencia a pesar de su juventud

No importa el torneo o competición que toque disputar. Independientemente de si juega con su equipo o con su país, el rendimiento de este fijo en la selección alemana -recientemente brilló en los encuentros de Alemania ante Chequia y Noruega de cara al Mundial 2018- no solo no decae sino que confirma el pedazo de jugador en que se ha convertido con apenas 22 años.

El pasado martes 12 de septiembre ante el Anderlecht hizo gala de su proyección ofensiva y permitió que el Allianz Arena respirara tranquilo al poco de pasar la hora de juego: dio una asistencia maestra a Thiago Alcántara en el 2-0 de la tranquilidad, que de facto aseguraba la victoria al encontrarse el cuadro belga con diez hombres. En el tiempo añadido aún tuvo tiempo de ejercer de driblador y resolvió con destreza, seguridad y estilo un preciso pase de Jérôme Boateng dentro del área. Kimmich se zafó del guardameta con pasmosa facilidad y redondeó el marcador al 3-0 final.

Y este sábado 16, en la goleada al Mainz 05 en el Allianz Arena, dio otro recital en un apartado en el que se está consolidando: las asistencias. Ante Los Carnavaleros brindó ¡tres! asistencias de gol (la primera vez que lo hace en la Bundesliga), las mismas que en sus 53 anteriores encuentros en el campeonato alemán. Su repertorio no deja de crecer, con paso firme. Está claro que todavía no ha alcanzado su techo y todas las señales indican que reúne todas las cualidades para convertirse en una figura fundamental en el Bayern.

Imprescindible - CHAMPIONS LEAGUE - FC Bayern 3-0 RSC Anderlecht

Joshua Kimmich jugó un papel crucial en la victoria ante RSC Anderlecht (3-0) en el primer partido de la Champions League 2017/18

Las cosas marchan bien para este joven formado en las categorías juveniles del VfB Stuttgart (2007-2013) y ex del RB Leipzig (temporadas 2013/14 y 2014/15). La confianza que destila Kimmich no es para menos. Esta temporada no se ha perdido ningún minuto en partido oficial del FC Bayern y a nivel de selecciones encadena 21 encuentros consecutivos (al completo) con la selección de Alemania, igualando la marca establecida por el mítico Franz Beckenbauer.

Apartado táctico

Su posición en el campo, tanto en el FC Bayern como en la Mannschaft, le ha valido para recibir continuas comparaciones con una leyenda de Los Bávaros y de la selección alemana, Philipp Lahm, retirado la temporada pasada. El hecho de ser comparado con una figura así habla por sí solo del calibre de Kimmich; sin embargo, Joshua ya ha repetido que no quiere ser un “clon” de Lahm.

Philipp Lahm, uno de los mejores laterales ofensivos en la historia del fútbol, se desempeñaba con comodidad en ambas bandas y su aporte ofensivo resultaba crucial, pero en esencia, era un gran defensa con llegada. El desarrollo de Joshua Kimmich transcurrió por otros derroteros. Originalmente comenzó como centrocampista defensivo y fue en esa posición donde se consolidó en Stuttgart y Leipzig. Sin embargo, por exigencias del guion y por el olfato de sus entrenadores, acabó reconvirtiéndose paulatinamente en un lateral derecho -especialmente con la selección Alemana- con una sensibilidad e instinto distintos gracias a su particular bagaje.

Kimmich y Lahm, en la victoria por 0-2 del Bayern ante el Schalke en la Fecha 2 de la pasada temporada.

Su clara predisposición a sumarse al ataque en cuanto ve oportunidad para ello le diferencia de Lahm, así como su inteligencia táctica, claramente heredada de sus minutos de batalla en el mediocampo. Esta faceta le diferencia de otros laterales y le permitió anotar siete goles (en poco más de un mes) a finales de la pasada temporada, con una racha de cuatro goles en cinco encuentros de liga.

Las cifras ofensivas son concluyentes. En total, Kimmich ha anotado seis goles en 53 partidos de Bundesliga con el Bayern; Lahm hizo 12 dianas en 332. Con la selección alemana Kimmich firmó dos goles en 22 partidos -desde mayo de 2016- mientras que Lahm anotó cinco en 113 internacionalidades… a lo largo de 11 años.

Joshua Kimmich y Alexis Sánchez en la final de la Copa Confederaciones que conquistó Alemania ante Chile (0-1).

Conclusiones

No hay duda de que ambos comparten maestría como laterales, pero el perfil de Kimmich aúna la solidez tradicional alemana con una mayor flexibilidad táctica, en consonancia con las nuevas tendencias: es un valor seguro atacando, defendiendo, creando y rematando. Además, ha demostrado que tiene carácter en el campo y madera de líder -como Lahm.

El presente y futuro de Joshua Kimmich son brillantes… abriéndose su propio camino.

Bundesliga - Fecha 4 - FC Bayern 4-0 Mainz 05